15.10.19

Tarta de queso Silvia

La tarta de queso es uno de los postres que despierta más interés por su preparación dada la multitud de variantes. Las podemos encontrar cocinadas en el horno, sin horno, más compactas o más fluidas pero los pequeños detalles que ponga cada uno hacen que la tarta sea única.
Hace un tiempo publiqué la Tarta de queso brie trufado una de mis tartas preferidas de la cual estoy muy orgullosa por el éxito que tuvo en su día. Es una tarta más compacta que la que os propongo hoy, con un sutil sabor a trufa convirtiendo a la tarta es un postre cinco estrellas.
La he llamado tarta de queso Silvia porque se podría decir que es una tarta casi personalizada a la hora de escoger los quesos que lleva, somos grandes amantes de  todos los quesos franceses y quería darles más protagonismo en forma de postre.
Es una tarta de un sabor exquisito y muy cremosa en cuanto a textura. Al utilizar quesos cremosos nos ayuda a obtener una masa ligera y cremosa.
La base de todos los quesos va a ser el queso cremoso y potenciaremos el sabor más intenso incorporando otros tipo de quesos más intensos, como hice con mi tarta de queso trufado potenciando el sabor con queso brie trufado.
Esta tarta se podría preparar con quesos cremosos en tarrina que podemos encontrar en los supermercados, con la ventaja que permite mezclarlos con más facilidad pero como quería que fuera una deliciosa y autentica tarta de queso los que he puesto son quesos al corte de mi tienda habitual.
Para facilitar la mezcla he dejado que los quesos estén a temperatura ambiente y he cortado la corteza que llevan.
Las variedades que he escogido son; camembert con calvados y queso brie con queso azul,  aunque podemos preparar la tarta de la misma manera con camembert sin calvados, queso cambozola italiano (también lleva un poco de queso azúl) o una mezcla de queso brie con un poco de queso roquefort.
La mezcla de la tarta es bastante fluida, lo ideal sería un molde no desmoldable y si es desmoldable procurar que cierre bien aunque yo siempre con este tipo de recetas forro la base del molde con papel de horno y el molde por fuera le pongo doble capa de papel de aluminio.
Es una tarta que necesita 1h1/4 de cocción  a una temperatura de 170ºC. 
Ingredientes para un molde de 18 cm:
400gr de queso cremoso
20 gr de queso camembert con calvados
20 gr de queso brie con queso azul
8 gr de fécula de maíz
2 huevos
130 gr de azúcar
200 ml de nata para montar
1c.c de esencia de vainilla (opcional)
***
Mezclar en un bol el queso camembert y el queso brie azul cortado a trozos y sin la corteza. Si el queso está a temperatura ambiente será más fácil unir los dos quesos, la mezcla la podemos hacer primero chafando con un tenedor y luego mezclar con un batidor manual.
Incorporar a los quesos el queso crema y mezclamos con la pasta formada por los otros quesos.
Cuando la masa esté cremosa y sin grumos, podemos añadir el resto de los ingredientes de la tarta.
Añadir la fécula de maíz, mezclamos e incorporamos el azúcar. Una vez juntado todo muy bien añadimos los huevos uno a uno, la nata y si ponemos la esencia de vainilla.
Acabar de mezclar todos los ingredientes bien.
Forrar la base del molde con papel de horno y engrasar todo el molde con mantequilla y un poco de harina, retirando el exceso de la misma.
Verter la mezcla en el molde y hornear a 170ºC con el horno precalentado.
Como cada horno es un mundo comprobar el punto de cocción a partir de los 45 minutos.
Recordar que es te tipo de tartas aunque tenga la apariencia de no estar hecha o visualmente se vea temblorosa puede que ya esté cocida, sino comprobar introduciendo un palillo por el centro de la tarta hasta que salga prácticamente limpio.
Dejar la tarta en el interior del horno con la puerta abierta durante unos minutos y posteriormente la sacamos del horno y dejamos enfriar por completo
Una vez fría ya se puede desmoldar con cuidado, es mejor ayudarse con dos platos, uno para poder dar la vuelta a la tarta y sacar la base del molde y el otro plato para poner de nuevo derecha la tarta.
Enfriar y servir la tarta.
Esta tarta al llevar prácticamente quesos en sus ingredientes y nada de harina, en el caso que os quede poco hecha la podéis servir igualmente como tarta tipo coulant, el interior está poco cocido pero los bordes no, el corte es el de una tarta cremosa y deliciosa, en muchos restaurantes ya está de moda servirla de esta manera.


Los comentarios están cerrados en el blog pero puedes dejar un comentario de esta receta o cualquier duda en mis redes sociales como FacebookInstagram o Twitter



© Chez Silvia | Theme by Maira G.