26.9.16

Salsa de tomates asados


Me gustan los tomates de todo tipo, sobre todo cuando los preparo en ensalada, me gusta combinar varias clases, tamaños y puntos de madurez. Recuerdo de niña en nuestra casa del campo, teníamos una huerta y a última hora de la tarde se recogía de todo un poco, la verdad es que es de las cosas que me encantaría tener en casa, pero por falta de espacio me es imposible.

Hace unos días me regalaron bastantes tomates de la huerta de una amiga, bastante maduros y lo mejor algunos deformados y a la vista feos de verdad pero con un aroma a tomate fantástico, ese olor que buscas en algunos que compras y no encuentras ni por casualidad.

Pues bien decidí hacer conserva de salsa de tomate, pero esta vez he asado los tomates en el horno y he acabado la cocción en el fuego. Vamos a por la receta.

Ingredientes: 

1,500gr de tomates maduros
2 cebollas grandes
2 dientes de ajo
100 gr de pimiento rojo
1 cucharada sopera de azúcar
sal
Unas ramas de tomillo limonero
aceite de oliva
pimienta
Una cucharada sopera colmada de concentrado de tomate.

40 c.c aceite para emulsionar la salsa de tomate


Precalentar el horno a 200ºC

Trocear los tomates a cuartos, junto la cebolla y el pimiento rojo, lo ponemos en una bandeja antiadherente y salpimentamos, ponemos un poco de aceite, la cucharada de azúcar y las ramitas de tomillo.

Dejaremos los tomates en el horno mezclando de vez en cuando alrededor de una hora. 




Pasado este tiempo, pasaremos los ingredientes con su jugo a una cazuela baja que pondremos al fuego, añadiremos la cucharada de tomate concentrado y removeremos de vez en cuando, hasta que se evaporen los jugos y la salsa haya espesado un poco. ( Unos 30 min)



Transcurrido el tiempo pasamos la salsa de tomate por un procesador de alimentos para triturar bien, mientras funciona el procesador añadir el aceite de oliva por el cabezal.



Pasar la salsa a tarros de cristal y envasar al vacío o si lo preferís se puede congelar. Yo hago el vacío cerrando muy bien los tarros y los pongo a hervir sumergidos en agua unos 20 minutos. Los dejo en la cazuela hasta que el agua se templa y los dejo girados toda la noche. Al día siguiente ya los guardo en la despensa.

Deliciosa de verdad. 




IMPRIMIR RECETA

19.9.16

Les croissants perdus

IMPRIMIR RECETA

16.9.16

Lasaña de pollo y calabaza

IMPRIMIR RECETA

13.9.16

Mermelada de higos II

IMPRIMIR RECETA
© Chez Silvia | Theme by Maira G.