jueves, 18 de diciembre de 2014

Gambones cocidos a la sal




El marisco me encanta y sólo tengo la oportunidad de disfrutarlo cuando lo como acompañada de alguien que le guste como a mi, pero alguna vez he pasado de todo y si me han ofrecido media ración no me lo he pensado dos veces. Comer marisco es un proceso lento, o lo hago yo lento, así aprecias el sabor de cada uno de los crustáceos que te vas comiendo y me gusta hervido o a la plancha, sin grandes aderezos para apreciar totalmente su sabor.

Estos gambones son lo más sencillo de hacer y todo un placer en comer. Están cocidos sólo con sal gruesa, la que utilizo para hacer asados a la sal, nada más....se sirven en la misma sartén para mantenerlas calientes, en la mesa una bandeja con servilletas de limón para los dedos o boles con agua caliente y limón.... y a disfrutar del plato.


Para hacer más elegante el mango, se puede forrar con un trapo bonito y cordel.

Ingredientes: 

gambones, gambas o langostinos.
Sal gruesa.

En una sartén poner una cama de sal, bastante gruesa y calentar hasta que notéis el calor al poner la mano encima.
Disponer las gambones bien repartidos y dejar cocer dando la vuelta de vez en cuando.
Cocer poco si os gusta el marisco poco hecho, o dejar unos minutos más si os gusta más cocido.

Presentar en la misma sartén y servir.




Sartén BRA