Pechuga de pavo asada en cocotte con limón y tomillo





Hace unos días haciendo con mi marido y mis hijos un resumen de como nos ha ido este confinamiento y llegando a la conclusión de que a todos nos ha cambiado el estilo de vida, ritmos y trabajo recalqué que personalmente he perdido por completo la noción del tiempo. El insomnio que arrastro hace muchos meses tampoco me ayuda, pero lo que resalta más de mi manera de ser es que no me doy cuenta que las horas pasan, llega la hora de comer o cenar  y no hay nada preparado pero no me inmuto porque pienso ya lo haré
Este abandono total del tiempo, del reloj o el hacer las cosas lentas viene de cuando no salía para nada de casa, el #yomequedoencasa era una parte de mi  nueva vida, una vida sin estres, lenta y muy hogareña.
La verdad es que he cocinado mucho y más con la familia al completo pero podía ponerme a cocinar a las 14h para comer a las 16h y encima gustarme este nuevo ritmo porque en definitiva no habían prisas, nadie nos esperaba ni tampoco teníamos que salir de compras cada día o ir a trabajar etc.
Esta nueva vida tan lenta, sencilla y sin complicaciones sin darme cuenta la he trasladado a mis recetas y aquí seguimos.
Hablando de cocina lenta os quiero enseñar mi nueva cazuela de hierro fundido Woll, de la que estoy encantada.
Es una cazuela de hierro muy robusta con un acabado esmaltado de colores llamativos azúl y rojo.
El interior presenta un vitrificado cerámico que la hace muy resistente a marcas y arañazos.
A diferencia de otras cazuelas parecidas es que tiene unas asas de silicona que encajan a la perfección en las asas de hierro y así no hace falta usar guantes para manipular la cazuela sin quemarte.
Es apta para todo tipos de fuegos incluidos los de inducción como los que tengo yo y también se puede utilizar en el horno con tapa incluida.
Mi cazuela es de 24 cm y es la medida ideal para 4-6 personas y para preparar la pechuga de pavo que os propongo en esta entrada.
Ingredientes:
1 pechuga de pavo entera 
1 cucharada de romero fresco picado
2 cucharadas de tomillo fresco picado
2 dientes de ajo picados
2 cucharaditas de sal 
1 poco de pimienta
zumo de 1/2 limón
ralladura de 1/2 limón
1 vasito de vino blanco.
3 cucharadas de aceite de oliva 
1/2 limón cortado en rodajas 
4-5 patatas
aceite 
sal y pimienta 
***
Poner en una fuente el romero, tomillo, ajos, sal, pimienta, zumo y ralladura de limón y aceite y mezclar con una cuchara. Poner la pechuga de pavo y masajear con todos estos ingredientes, tapar con papel film y dejar macerar un par de horas.
Mientras en una fuente para horno vamos a medio cocer las patatas cortadas a dados ( yo sin pelar) y aliñamos con aceite sal y pimienta.
Hornear 15 minutos a 200ºC y reservar.
Calentar la cocotte a fuego medio con un poco de aceite y poner la pechuga de pavo, dorar unos 4 minutos por lado, incorporar el vino blanco, las patatas medio cocidas y unas rodajas de limón.
Hornear a 200ºC tapado 15 minutos, destapar ( cuidado con la tapa) y seguir la cocción entre 35 y 45 minutos (depende del tamaño de la pechuga de pavo) La temperatura interna del pavo en su punto es alrededor de los 71ºC.

Cortar en rodajas y acompañar de las patatas.
Este pavo también se puede comer frío cortado  a dados para ensaladas o para sandwiches.


Los comentarios están cerrados en el blog pero puedes dejar un comentario de esta receta o cualquier duda en mis redes sociales como Facebook o Instagram
back to top