Caldero de garbanzos con rape, almejas y gambas


Lo que llevamos de invierno pocos potajes he cocinado, este tiempo es un desastre, no llueve, no hace frío, no nieva.
 Sin frío una cocina en invierno no tiene fundamento, no hay nada más agradable y rico que sentarse en una mesa un día que estés calado hasta los huesos y llevarte a la panza un buen plato de sopa, cocido o potaje de legumbres. Que bien que sienta!
Este tipo de platos ya sabemos que es cocina lenta, a fuego medio-bajo, ahora un chup chup, ahora añado un ingrediente y más tarde añado el siguiente.
Lo se, es una cocina que precisa tiempo y dedicación y por desgracia a muchos les falta tan apreciado momento.
Tengo nueva cocotte en casa, es preciosa y se llama Cocotte Tri-Ply con tapa esta cocotte tiene el mismo diseño que la de hierro pero es toda de acero inoxidable.
Tiene una excelente distribución de calor durante la cocción, en la tapa tiene un orificio que controla el flujo del vapor a fin de evitar desbordamientos y es resistente hasta los 260ºC.
Esta cocotte es compatible a todas las fuentes de calor, incluidas las placas de inducción, puede ir al horno como las otras cocottes y es apta para el lavavajillas.
Mi estreno ha sido con un caldero de garbanzos que normalmente suelo hacer sólo con verduras o con algo de carne, esta vez lo he hecho de pescado, con rape, gambas y almejas y aunque no es el típico potaje de vigilia que se come en semana santa, lo podemos tener en cuenta algún día prescindiendo del hueso de jamón que lleva la receta.
Los garbanzos los he comprado en el mercado en la parada de legumbres, los podía haber cocido en casa, pero pudiendo comprar legumbre de esta manera y tan buena pues simplifico el trabajo.
Los caldos que pongo en estas recetas siempre son caldos que guardo de hervir verduras, del que saco cuando hago las cremas de las cenas etc, van muy bien para recetas que debes añadir algo de líquido, encima esta cocotte necesita más bien poco para cocinar, la excelente retención de la tapa y distribución del calor permite cocinar con poco líquido.
El truco es cocinar con la tapa a fuego medio y cuando empiece a escaparse el vapor por la tapa hay reducir el calor hacía muy bajo y así no habrá pedida de vapor.


Ingredientes para 6 personas:
1kg-1´300 kg de garbanzos cocidos
1 hueso de jamón
1l de caldo de verduras o caldo suave
1 hoja de laurel
400 gr de rape cortado a dados
250 gr de gambas pelada
250 gr de almejas
1 cebolla cortada en brunoise
200 gr de calabaza cortada en brunoise
3 dientes de ajo picados
medio vasito de brandy
aceite
sal y pimienta
1 cucharada de pimentón de la Vera
perejil picado.
Poner el aceite en la cocotte y empezar a calentar a fuego medio, nunca calentar la cocotte sin ningún tipo de liquido. Cuando esté un poco caliente tirar los ajos picados y sofreír un poco sin que se quemen, a continuación añadir la cebolla y calabaza picadas y pochar durante 5-6 minutos junto la hoja de laurel, a fuego medio sin la tapa.

Añadir el pimentón dulce mezclar y seguidamente el brandy, que dejaremos evaporar durante unos minutos.

Incorporamos los garbanzos, el hueso de jamón y el caldo, pero sólo pondremos un poco de caldo, tapar la cocotte y dejar hervir a fuego bajo unos 5 minutos.

Mientras cortar el rape a dados, preparar las almejas y las gambas peladas.
Añadir a la cocotte el pescado, almejas y gambas y un poco más de caldo, rectificar de sal y pimienta, tapar y dejar el tiempo justo para cocer el rape y las gambas y se abran las almejas, alrededor de tres, cuatro minutos para que quede el pescado jugoso.
Antes de servir espolvorear con perejil picado.













© Chez Silvia | Theme by Maira G.