Pollo a la menta y limón a baja temperatura




Los que me conocéis sabéis que adoro todos los guisos hechos al horno con o sin cocotte, y el cambio de horno que hice hace unos meses ha sido lo mejor que he hecho en mi cocina. Cuando la hice nueva hace tres años, puse un horno que me iba muy bien pero como todo, pruebas uno que va mucho mejor y encima las posibilidades que te ofrece son infinitas ya te acaba de liar el tema.

Durante el año asisto a los talleres de Miele Center Barcelona, allí cocinamos con todos los hornos, y como sabéis el roce hace el cariño y de ver lo maravillosamente que van no me pude resistir. Mi horno tiene un programa a baja temperatura controlado con sonda térmica y después de probar en casa cocinar varias carnes como la ternera, y el cerdo, hemos dado paso al pollo entero con un magnifico resultado.

Recordar que con un termómetro con sonda comprado en una ferretería que venda menaje de cocina o en Ikea lo he visto por unos 9€ lo podéis utilizar para todas las carnes o pescados sin ningún problema, las temperatura corazón (interior de la carne) la podéis comprobar perfectamente.




Empezamos haciendo la marinada; lavar la menta y romero, secar bien y picar junto a los ajos, poner esta mezcla en un bol con el zumo de limón y la miel, e ir añadiendo aceite de oliva hasta conseguir una salsa para pintar el pollo.

Atar las patas del pollo y salpimentar, poner el limón dentro del pollo con una rama de romero fresco, coser o cerrar, poner el pollo en la fuente del horno y pintar con la marinada de limón y menta.
Poner en el fondo de la bandeja el coñac y el agua con un poco de sal.

Precalentar el horno a 120ºC calor arriba y abajo, poner el pollo dentro y programar la temperatura corazón que será entre 83ºC y 85ºC.
No tapar, a esta temperatura el pollo se cocinará poco a poco, tarda alrededor de las 2h y media más o menos.
Cuando casi alcance los 80ºC podemos poner las patatas cortadas a gajos y salteadas brevemente por la sartén para que acaben de cocerse dentro del horno.

Podemos dar un toque aún más crujiente cuando el pollo esté ya cocido, poniendo el grill a temperatura alta unos 5 minutos para que se acabe de dorar, pero recordar sacar la sonda para que no se queme.



Queda un pollo de corteza crujiente con la carne muy tierna y sabrosa, acompañado de sus jugos y las patatas, os quedará un plato de cine.


IMPRIMIR RECETA

26 comentarios

  1. No creas que el cordero/cabrito lo hacemos de forma similar, gracias a mi suegro, que nos cambió la forma de hacerlo. No usamos termómetro sonda, pero sin duda es lo más útil para estos preparados.
    Menta, romero, limón, pollo me encanta!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Con la pinta que tiene el pollo seguro que lo de la temperatura da buen resultado. Nunca paramos de aprender cosas. Un beso!

    laurilla fondant

    ResponderEliminar
  3. Uau! de estos pollos que te podrías comer enteros sin empachar. una delicia muy aromática, Sílvia!

    ResponderEliminar
  4. Se esta imponiendo la coccion a baja temperatura, mucho mas sabrosa sin lugar a dudas.Buena y aromatica receta
    Peto

    ResponderEliminar
  5. Silvia, esta semana pasada estuve en el Miele Center de Madrid, en un #duelodechefs que estuvo muy divertido. Entiendo perfectamente lo del horno. Es una gozada. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido una forma de cocinar fascinante, el contraste del interior tan jugoso con el crujiente conseguido después en la piel tiene que estar muy rico.

    Besos y que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  7. Cuando se descubre la cocción baja temperatura, se nota muchisimo lo melosa y rica que queda
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la marinada que has hecho y el pollo asi cocinado es todo un descubrimiento para mí, se ve ademas una carne jugosa y tiernisima y ademas menudo dorado bonito que queda al final! Sensacional todo!
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Con ese tonito dorado y ese gran aroma...pues llega hasta mi casa, se abre el apetito.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta como se ve el pollo, el crijientito de encima lo tierno de dentro mmm se me hace la boca agua, una técnitca estupenda la de cocinar a baja temp tengo k probar,besos

    ResponderEliminar
  11. Adoro frango assado e esse ficou mesmo como eu gosto
    Tostadinho e delicioso
    bj

    ResponderEliminar
  12. simplemente: espectacular!

    ResponderEliminar
  13. Delicioso, me encanta como ha quedado, se adivina que está para chuparse los dedos!
    ¡Que suerte poder disponer de ese horno! Yo ando dándole vueltas al tema horno, que el mío me tiene algo cansadita.

    B7sss y buena semana

    ResponderEliminar
  14. Quina meravella de pollastre!!! Aquesta recepta la guardo per quuan faci pollastre el pròxim cop... ha d'estar boníssim!!!
    petons

    ResponderEliminar
  15. Silvia, varias cosas.
    Me alegro saber que no es intrinsicamente necesario tener ese maravilloso horno (aunque quien pudiera) para hacer estas recetas.
    No se me había ocurrido usar menta para un pollo al horno, y con lo que me gusta, estoy deseando probarlo.
    Por lo demás el pollo enamora, no lo dudes ni un minuto.. sólo me preocupa la factura de la luz...pero por lo demás... me parece un acierto y una delicia.
    BEsos

    ResponderEliminar
  16. Ummmmm que doradito te ha quedado que pintaza, enhorabuena sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
  17. Muchas veces corremos el riesgo de que el pollo se quede seco en la pechuga al asarlo y este es, sin duda, un fantástico método para hacerlo.
    Se ve divino.
    Mil sonrisas.

    ResponderEliminar
  18. Tú no tienes un horno, tú tienes un tesoro... y la habilidad de presentarnos un pollo como un plato bien apetitoso

    Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Tú no tienes un horno, tú tienes un tesoro... y la habilidad de presentarnos un pollo como un plato bien apetitoso

    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Una forma fantastica de cocinar, muy mal cuando nos queda seco, no hay quien lo coma, esta es una manera perfecta para cocinarlo, a la vista está la pinta que tiene.
    Besos
    Ettore

    ResponderEliminar
  21. Los horneados a baja temperatura son lo mejor..las carnes quedan jugosas y tiernas...me encanta!!!!
    Mi horno es más básico, pero tengo el famoso termómetro..así que sin duda este pollo, bueno, uno igual ;) lo haremos una noche de estas en casa!!!!!
    Muchos besitos ma belle...que tengas una linda tarde!!!!!!!!
    muassssssss

    ResponderEliminar
  22. Querida Silvia, qué maravilla de horno es el que tienes todo lo de la marca Miele es magnífico! Yo por lo pronto no me quejo, también tengo un horno estupendo y te copiaré esta receta, mira que casualidad, que recién he subido un cordero con salsa de menta, hecho de otra manera, los aromas se parecen. Ahora le tocará a este pollo tuyo, que está de muerte lenta! Besitos

    ResponderEliminar
  23. La combinación de sabores deliciosa y la baja temperatura le da a los platos una jugosidad divina ¡Besos!

    ResponderEliminar
  24. Sigo sin atreverme con estos asados, mi horno no está para muchas tonterías.
    Me dejas maravillada una vez tras otra..........

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Silvia, tengo que probar ese toque de menta y la marinada, pinta genial!!
    Un beso!

    ResponderEliminar

Si te ha gustado mi receta puedes dejar tu opinión. Cualquier pregunta o duda os la responderé sin nigún problema.
Gracias por pasar por mi cocina.

© Chez Silvia | Theme by Maira G.