Magro de cerdo a baja temperatura con patatas dominó y aliño de mostaza y miel








El magro de cerdo es la parte más cercana al lomo y la parte que tiene menos grasa de todos las partes que podemos comer del tocino.
Después de enseñaros hace pocos días el roastbeef a baja temperatura, y ver lo bien que queda, hemos probado cocinar esta pieza de cerdo también a baja temperatura pero la temperatura interior de cocción un poco más alta, ya que es recomendable que esta carne esté más cocida, pero sin dejarla demasiado seca, en su punto.

La guarnición han sido unas patatas dominó, son muy fáciles de hacer, que por su forma de colocarlas en la fuente podréis ver el significado del nombre.
Se pueden cocinar con mantequilla fundida o con aceite de oliva, sea cual sea las dos maneras le dan al acabado de estas patatas un sabor delicioso.


Ingredientes para 4 personas: 
1 trozo de magro de cerdo de 1´200kg más o menos
aceite de oliva
romero fresco
sal
pimienta
6 patatas medianas
sal maldon 
pmienta
50 gr de mantequilla fundida o aceite de oliva.

Para el aliño de la carne: 
aceite de oliva
1 cucharada de postre de mostaza antigua
sal y pimienta
1 cucharada de  postre de miel.

Como siempre, mejor marinar un poco la carne durante un rato, pintar de aceite de oliva, salpimentar y repartir bien por toda la carne el romero fresco, envolver mejor con papel film y dejar marinar unas horas, o si la preparáis con tiempo la noche anterior.

Preparar la bandeja del horno y encima la rejilla, calentar el horno a 120ºC, segundo estante contando desde abajo. Poner la carne encima la rejilla con la sonda térmica clavada en el centro y programar o controlar que llegue a los 78ºC corazón (temperatura interior de la carne, es el punto de cocción).

El tiempo dentro del horno es alrededor de 1h 15-30 minutos.

La guarnición mejor hacerla cuando tengáis casi la carne cocida, las patatas una vez cortadas finas al poco rato se oxidan y se ponen negras y feas.


 Se lavan las patatas, mejor que sean del mismo tamaño, y se cortan sin pelar en forma cuadrada. Se cortan finas con una mandolina o con un corta fiambres como he hecho yo. No lavar las patatas una vez tengáis la forma cuadrada, ya que el almidón ayuda a que se mantengan rectas.
Una vez cortadas se ordenan las láminas por montones para poder poner en la fuente de horno.

Precalentar el horno a 200ºC y fundir la mantequilla en el microondas si vais a utilizarla.
Engrasar la fuente de horno y poner las patatas en fila, no hace falta que estén todas bien puestas. Si vais hacer más cantidad y la fuente es más grande, intentar que entre una fila y la otra estén separadas.

Aliñar las patatas con la mantequilla o aceite de oliva y hornear entre 30 y 40 minutos, depende de lo finas que estén cortadas.

Una vez cocidas salpimentar y servir inmediatamente.

Cortar la carne y servir con las patatas y el aliño de mostaza y miel por encima.









© Chez Silvia | Theme by Maira G.