Buscar recetas

Pollo rustido con ciruelas y piñones para Navidad



Si hay una receta tradicional para el día de Navidad es el pollo rustido con ciruelas y piñones o también llamado pollo a la catalana.
Es un auténtico plato festivo, y aunque se preparara casi siempre de la misma manera es una receta que en cada casa se suele poner su toque personal cambiando algunas frutas o utilizando otros vinos.
Es una receta que normalmente cocinaban las abuelas y es de las que se hereda de padres a hijos.
Este pollo es todo ventajas, la primera y más importante es que se puede preparar con antelación e incluso te diría que mejor que la prepares con tiempo, como suele pasar con todos los guisos y rustidos están mucho mejor de un día para otro, los sabores están más concentrados y el pollo más sabroso.
Para preparar esta receta compra un buen pollo de corral y pide que te lo corten a octavos, es mucho más cómodo para cocinar como para servir.
Ingredientes para 6 personas:
1 pollo de corral o de granja de buen tamaño.
2 tomates rojos y maduros
2 cebollas cortadas en juliana
 aceite de oliva virgen 
1/2 cabeza de ajos cortada por la mitad
1 rama de canela 
1 copa de brandy
1 copa de vino blanco o rancio
1 hoja de laurel
1 rama de tomillo 
1 rama de romero
 10 ciruelas sin o con hueso
 1 puñado de piñones 
sal y pimienta
caldo de pollo suave.
Picada:
1 rebanada pequeña de pan frito
1 diente de ajo frito
1 puñado de almendras o avellanas tostadas.

Preparación:
Limpiamos el pollo de restos de plumas o de sangre y lo secamos con papel de cocina y salpimentar.
Poner en una cacerola un poco de aceite para rustir los trozos de pollo, cuando estén bien caliente dorar el pollo por todos los lados para que vaya cogiendo color.
Una vez tenemos el pollo bien dorado lo retiramos de la azuela para rustir en la misma las verduras.
Incorporar en la cazuela la cebolla y la mitad de la cabeza de ajos, la rama de canela, la hoja de laurel y dorar unos minutos, cuando ya tenga un poco de color incorporar los tomates cortados y dejar hasta que todo esté bien dorado.
Añadir el tomillo, el romero y los trozos de pollo que teníamos reservados, mezclamos bien todo para incorporar el brandy y el vino blanco.
Dejamos que evapore todo el alcohol con la cazuela destapada a fuego medio unos 3 minutos.
Añadir el caldo de pollo hasta cubrir y lo llevamos a ebullición con el fuego un poco más bajo para que vaya haciendo chup chup durante 30-35 minutos, moviendo la cazuela de vez en cuando.
El tiempo también dependerá del tamaño del pollo.
Mientras preparamos la picada con el pan frito, los ajos y el puñado de almendras o avellanas.
Pasada la media hora ya podemos añadir las ciruelas y los piñones a la cazuela y rectificamos de sal si hace falta. 
Tapamos de nuevo y lo dejamos a fuego bajo 8-10 minutos.
Por último incorporamos la picada de pan que nos ayudará a espesar la salsa.
Es un plato espectacular, lleno de sabor y contrastes y ya no os cuento como está de buena la salsa, por lo que no olvidéis poner en la mesa buen pan para acompañar.
Que lo disfrutéis!!!




Los comentarios están cerrados en el blog pero puedes dejar un comentario de esta receta o cualquier duda en mis redes sociales como Facebook o Instagram