Tarta Tiramisú

El fin de semana pasado celebramos el cumpleaños de mi padre y de mi hermano, son del mismo día.
Preparé dos tartas de cumpleaños, una tarta de plátano deliciosa que otro día publicaré la receta y también preparé una tarta de tiramisú.
Cuando estamos de celebración preparo muchas veces tiramisú, a la familia les encanta y junto a la tarta de queso es de los postres que más me piden.
La verdad que para soplar las velas me hacía más ilusión que se hiciera con una tarta que con una bandeja de tiramisú aunque a mi padre le daba lo mismo donde las pusiera.
Esta tarta es muy suave y esponjosa, la base es un bizcocho genovés muy tierno y la crema de queso también es muy suave y cremosa. Veréis que la crema tiene color a café con leche, es porque  el café  lo he puesto en la crema y le da un sabor delicioso.
Os aconsejo que si queréis preparar esta tarta es mejor hacerlo con tiempo, yo la hice en varios días, primero hice los bizcochos, recién hechos una vez fríos los congelé envueltos en papel film y de aluminio. 
De esta manera el día anterior a la fiesta sólo me quedaba hacer a crema de queso y montar la tarta.
Ingredientes para el bizcocho genovés:
( 2 moldes desmontables de 22cm)

6 huevos grandes
180 gr de azúcar
120 gr de harina de todo uso
7 gr de Maicena
1/2 c.p de levadura de repostería
***
Para la crema de queso:

100 ml de café expreso bien fuerte
1kg de queso mascarpone
280 gr de azúcar glass
360 ml de nata para montar
1 c.p de leche en polvo

cacao sin azúcar

Precalentar el horno a 180ºC, engrasar un poco los moldes y forrar la base con papel de horno.
Con ayuda de un robot de cocina o varillas eléctricas, batir  a velocidad media los huevos hasta que estén medio batidos. Subir la potencia y agregar el azúcar, batir alrededor de 10-12 minutos, hasta que veamos una crema casi blanca y que ha aumentado bastante de volumen.
Incorporar la harina tamizada, la Maicena y la levadura de repostería y mezclar con una lengua o espátula muy suavemente con movimientos envolventes para que la crema no pierda el aire.
Dividir la crema entre lo dos moldes y hornear alrededor de 22-25 minutos o hasta que veamos que al pinchar con una aguja ésta sale limpia.
Dejar enfriar los bizcochos 5-7 minutos y desmoldar para que acaben de enfriarse por completo en una rejilla.
***
Para hacer la crema de queso necesitamos de nuevo con el accesorio para batir o las varillas eléctricas.
Poner en el bol el mascarpone y batir hasta que esté cremoso a velocidad media. Incorporar el azúcar glas y mezclar bien, seguir batiendo para que nos quede una crema de queso muy cremosa y el azúcar esté muy bien integrado.
Añadir a la crema de queso el café poco a poco hasta que se integre bien, mezclar  durante 2-3 minutos.
Incorporar la nata y batir de nuevo hasta ver que quede muy espesa y montada vigilando de no pasarnos para que no se corte.
Cuando esté casi al punto añadir la leche en polvo y acabar de integrar en la crema de queso.
Poner la crema de queso en una manga pastelera con boquilla grande y guardar en la nevera.
***

Cortar cada bizcocho en dos partes y así tener 4 discos.
Para montar la tarta, poner un disco de bizcocho en un soporte para pastel o un plato.
Esparcir 1/3 de crema de queso y con ayuda de una espátula esparcir bien, poner un segundo disco y volver a poner 1/3 de crema, así sucesivamente hasta acabar con una capa de crema.
Poner más crema de queso en los laterales y en la parte superior  y alisar toda la tarta con una espátula.
Con la manga pastelera podemos decorar la parte superior de la tarta.
Guardar en la nevera y cuando esté bien fría antes de servir espolvorear con el cacao.
Consejos:
-Los huevos los he puesto a temperatura ambiente.
-El queso mascarpone y la nata deben estar muy fríos de la nevera
-El café lo he puesto casi frío en la crema de queso para que no hubiera contrastes de temperaturas
-La nata debe tener un mínimo de 35% mg, siempre utilizo nata Asturiana porque tiene un 38% mg
-La leche en polvo es para que la crema de queso quede más firme y no se desmorone por la tarta, pero en algunas recetas podéis ver que también se pone una cucharada de crémor tártaro o gelatina neutra en polvo.
-Si vas a congelar los bizcochos, envolver bien con papel film y luego con papel de aluminio.
-El día del montaje del pastel sacar los bizcochos y dejar en la encimera de la cocina para que se vayan descongelando poco a poco.
-Una vez fríos cortar cada bizcocho en dos discos.
-Si te gusta que la tarta tenga un sabor más intenso a café, puede pincelar con café los discos de bizcocho antes de esparcir la crema de queso.
-Depende de como hayas cubierto la tarta es posible que te sobre crema de queso, pero la puedes aprovechar para otra ocasión si la congelas dentro de una bolsa o puedes preparar un postre de vasito la mar de bueno con galletas, chocolate etc.
A mi me sobró algo de crema porque casi siempre las acabo tipo naked cake, así se llaman a las tartas que no llevan nada o casi nada de frosting, merengue etc.
El acabado naked cake me gusta por varios motivos:
 * Es muy práctico si no dominas ( como yo 😊) la técnica de acabado y alisado con este tipo de cremas.
*No me gustan las tartas con mucha cobertura y encima el acabado medio desnudo me encanta porque le da un aire rústico
* Con la crema que sobre puedo preparar postres de vaso
-Espolvorear con el cacao antes de servir.

Los comentarios están cerrados en el blog pero puedes dejar un comentario de esta receta o cualquier duda en mis redes sociales como FacebookInstagram o Twitter





© Chez Silvia | Theme by Maira G.