Alcachofas asadas al horno

La alcachofa es la reina de las verduras en invierno. Por sus distintas formas de preparación y su gran sabor la hacen una verdura que podemos usar para complementar muchos platos o para comer como plato principal.
Es un plato tan sencillo de preparar que casi da vergüenza publicarla como receta, pero aunque os parezca mentira en muchas ocasiones me han preguntado cómo las preparo normalmente.
Preparadas al horno quedan deliciosas, es un plato muy sano y ligero, muy diuréticas, tienen mucha fibra y son ideales para regímenes de adelgazamiento.
Para que las alcachofas sean todo un éxito hay que buscar que sean bonitas de color y tamaño, pensar que van a estar cocinadas de manera muy sencilla sin salsas ni aderezos, vamos a comer las hojas directamente y deben ser tiernas y con buen sabor.
Las primeras hojas son las más duras, estas mejor sacarlas y la punta también la podemos recortar un poco. También las puedes aplastar con el filo del cuchillo para que queden un poco más abiertas y se cocinen mejor.
Los pelillos que contienen en su interior sino te gustan se pueden sacar,  puedes recortar el corazón con un sacabolas o con la punta de un cuchillo aunque yo no lo saco porque de la alcachofa me como todo.
Estas alcachofas están condimentadas de una manera muy sencilla, con muy pocos ingredientes que no enmascaran la verdura pero puedes dar más sabor añadiendo un ajo picado o jengibre rallado, especias, vinagre, salsa de soja o una mezcla de pan rallado con ajo y perejil.
Ingredientes:
Alcachofas frescas
aceite de oliva
sal y pimienta
zumo de limón
***
Precalentar el horno a 200ºC.

Sacamos las primeras hojas de la alcachofa, las que son más duras, cortamos la parte del tallo y hacemos como una base para que se aguanten sentadas. Cortar también una parte de la punta .
Añadir sobre las alcachofas unas gotas de limón y las colocamos en una fuente de horno y las regamos con aceite de oliva. Salpimentamos.
Hornear unos 45 minutos y servir inmediatamente.

Receta más que sencilla y para tener en cuenta de lo deliciosas que son. En casa cuando estamos en plena temporada suelo prepararlas unas dos veces por semana para comer como plato principal o como guarnición de una pescado o carne.
Si dispones de BBQ te aconsejo que las prepares a la brasa al fuego, el sabor es incomparable, siempre que puedo las preparamos de esta manera y el festín ya es la bomba.

Los comentarios están cerrados en el blog pero puedes dejar un comentario de esta receta o cualquier duda en mis redes sociales como FacebookInstagram o Twitter



© Chez Silvia | Theme by Maira G.