Quiche de espinacas y ricotta con base de patata


En casa somos muy fans de todas la quiches, son una solución a muchas comidas o cenas, se pueden preparar de muchas maneras y están muy ricas tanto frías como calientes. 
Son ideales para llevar  en un tupper al trabajo o para cenas informales.
Esta quiche tiene una base que no es ni de pasta brisa ni de hojaldre, la idea la vi en un libro de quiches que me compré hace años. Es una base fina de patatas fileteadas que aunque sea un poco entretenida en cortar y montar, es perfecta para celiacos y le da un toque crujiente y diferente.
Ingredientes: 
4 patatas medianas cortadas en 3-4 mm de espesor
350 gr de espinacas baby
aceite de oliva
3 huevos
100 gr de queso rallado tipo holandés
200 gr de queso ricotta
sal y pimienta 
1 pellizco de nuez moscada.
****
Precalentar el horno a 180ºC
Poner las patatas cortadas finamente en la bandeja del horno encima de papel, rociar con spray las patatas con un poco de aceite y dejar que se doren ligeramente, no hay que dejarlas demasiado tiempo ya que se tostaran y se romperán. A medida que las patatas se van cociendo sacar y poner en encima de papel de cocina.
Engrasar un molde de 20-22 cm con aceite. Poner las patatas cocidas en el fondo del molde, las puedes superponer con algunos trozos que sean más pequeños y cubrir por completo. Las rebanadas más alargadas irán bien para forrar por los lados. 
En una sartén caliente saltear las espinacas brevemente, hasta que las hojas se ablanden un poco, poner un poco de sal. Reservar en un plato, si las espinacas han dejado ir agua, escurrir todo lo que podamos.
En un bol batir los huevos con un poco de sal y pimienta y el pellizco de nuez moscada, agregar el queso ricotta y batir, yo este paso lo hago con las varillas manuales.
Agregar las espinacas, el queso holandés rallado y rectificar de sal y pimienta.
Mezclar todo para integrar y verter la mezcla dentro del molde por encima de las patatas
Hornear alrededor de 40-45 minutos o hasta que se vea que la tarta tiene una consistencia firme y dorada.
Dejar enfriar unos minutos antes de desmoldar.
Es una tarta deliciosa tanto fría como caliente y acompañada de lechuga con granada queda muy bien.

Los comentarios están cerrados en el blog pero puedes dejar un comentario de esta receta o cualquier duda en mis redes sociales como FacebookInstagram o Twitter



IMPRIMIR RECETA
© Chez Silvia | Theme by Maira G.