Papardelle con limón, nueces y salvia {pasta al huevo casera}

Hace unos diez años, una buena amiga me regaló la máquina para hacer pasta casera, me hizo mucha ilusión y la estrené a los pocos días. Me imagino que como en todas las cocinas los utensilios que se utilizan menos son los que guardas en lo más alto de los armarios y creo que aquí está el fallo, no la ves, no la haces servir.
Algo parecido me pasó hace un tiempo con los platos que pongo normalmente en las fotos, una tarde decidí que los usaría a diario y así lo hago, puedo servir unas croquetas en un plato floreado como la ensalada en un bol azul mar, y lo chulas que quedan las mesas así de desenfadadas,además ahora se lleva no poner platos y copas iguales.
Si continuamos con el tema platos, hace unos días lo hablaba con una amiga, recordando un dia cuando sacaba la "vajilla buena" (llamada así en la mayoría de las casas), para una cena familiar, mientras iba poniendo la mesa pensaba en lo ridículo que es disfrutar de las cosas bonitas como platos y cubiertos dos veces al año, desde aquel día en mi casa se disfrutan de las cosas bonitas cuando te apetecen, porque las tienes y porque hay que utilizarlas, la verdad no quiero que mis hijos las hereden, si se rompe un plato, uno menos, si se rompe una copa otra menos,por eso
volviendo a la máquina de hacer pasta ahora la tengo a mano y la idea es hacer pasta casera con más frecuencia ya que hacer la masa es muy sencillo lo que entretiene más es el estirado o el formar distintos tipos de pasta, es un trabajo bastante artesanal pero entretiene mucho y la satisfacción no cabe en ti mismo.
En realidad la pasta se puede hacer sin máquina, con ayuda de un rodillo pero debes dejarla muy fina y en este paso es donde de verdad ayudan las máquinas, y cuando voy de tiendas y veo alguna, la verdad no son tan caras.
La harina más apropiada es la harina 00, es una harina de fuerza pero floja,también se puede hacer servir harina de fuerza floja con un poco de harina común con una proporción más baja 70%-30%.
Los ingredientes básicos son harina, huevos y sal y en algunas ocasiones se pone aceite de oliva, a mi me gusta, le da brillo a la pasta.
En ocasiones hay harinas que parece que absorben más los líquidos si la masa te quedara excesivamente seca añade una cucharada sopera de agua a la masa
****
Ingredientes:
400 gr de harina tipo 00
4 huevos camperos
1 tsp de sal
2 cucharadas sopera de aceite de oliva virgen.
Preparar la masa con robot de cocina:
***
Poner todos los ingredientes en el bol y amasar al principio a velocidad baja, después aumentar un poco más hasta dejar la masa elástica y homogénea. Le damos forma de bola y la tapamos con papel film. Dejar reposar en la encimera unos 30 minutos.
Preparar la masa a mano:
***
Poner en un bol la harina tamizada y la sal, hacer en el centro de la harina como un volcan y poner los huevos y el aceite.Con un tenedor rompemos los huevos y lo mezclamos con el aceite y vamos incorporando a la masa la harina de los laterales y empezamos a amasar hasta dejar la masa fina y elástica.
Bolear, envolver con papel film y dejar reposar una media hora en la encimera.
Estirar la masa con la máquina:
Tanto la máquina como la encimera deben estar con algo de harina para que la masa no se enganche. 
Dividir la masa en 4 trozos y tapar los trozos que no haremos servir al momento para que no se seque.
Aplanamos la porción de masa y la pasamos por el rodillo laminador con la apertura más ancha. la doblamos y la volvemos a pasar por la misma apertura. Repetir este paso unas 4 o 5 veces hasta que la masa tenga la anchura del rodillo.
Reducir el numero de la apertura enharinar la masa y la máquina y volver a pasar la masa y en cada pasada reducir el numero de la apertura hasta obtener una masa fina y muy lisa, de 1 a 1´5 mm
Una vez lista dejar la masa colgada ( yo la pongo en una percha de madera) que se seque durante un rato, mientras vamos estirando el resto de las porciones de masa.
***
Estirar la masa a mano:
Para laminar a mano hay que hacerlo con un rodillo. También ponemos harina en la encimera y el rodillo y estiramos la masa con el rodillo y la aplanamos con las manos, dando giros de 90ºC a la masa para seguir estirando hasta dejarla muy fina, de un grosor de 1-2 mm. Una vez lista, dejar secar durante un rato.
Cortar la masa a máquina:
Pasar las tiras de masa por el rodillo del corte elegido, esta vez he escogido el más ancho tipo papardelle, hay otro más fino tipo espaguetti, poner de nuevo harina en lámina y en la máquina. Volver a colgar las tiras de pasta en el colgador y seguir con el corte de las otras láminas.
Cortar la masa a mano:
Coger una lámina de pasta y cortar por la mitad, doblar tres o cuatro veces sobre si misma, enharinando ligeramente la lámina en cada doblez para que no se pegue. Cortar tiras de 1-2 mm con un cuchillo afilado y espolvoreado de harina.
***
Hervir la pasta:
Poner suficiente agua en una olla grande, se suele poner 1l de agua por cada 100 gr de pasta, poner sal y no hace falta poner nada de aceite luego las salsas en vez de impregnar la pasta,hacen que resbalen.
Cuando empiece a hervir el agua poner la pasta en la olla a fuego medio y dejar cocer alrededor de 2-3 minutos removiendo de vez en cuando. Es preferible dejar la pasta al dente ya que cuando la salsas están calientes siguen cociendo la pasta y nos quedaría demasiado blanda.
Una vez cocida, mejor no escurrir toda a la vez, con una cuchara para pasta ir sacando los papardelles y pasarlos a la sartén de la salsa. Mejor guardar un poco de agua de la cocción para alargar la salsa así la pasta queda más suelta.
****
Ingredientes para la salsa:
Una nuez de mantequilla
4-5 hojas de salvia
ralladura de limón
Nueces
queso parmesano
pimienta
sal
***
Poner en una sartén la mantequilla junto las hojas de salvia hasta que la mantequilla se haya fundido, añadir las nueces y la ralladura de limón. Incorporar los papardelles y mezclar moviendo la sartén, salpimentar y servir con el queso parmesano.

Notas:
-La máquina de la pasta no se debe lavar con agua, con pasar un cepillo por toda la máquina es suficiente para sacar los restos de masa o de harina.
-Sean raviolis o parpardelles, se pueden congelar una vez hechos, los raviolis los congelo primero en una bandeja uno al lado de otro y los papardelles una vez seca la masa enrollo haciendo pequeños nidos que también congelo por separado. Una vez congelados pongo cada tipo de pasta en bolsas zip.


IMPRIMIR RECETA

3 comentarios

  1. Cada vez que veo pasta fresca me entran ganas de ir a comprar me la maquinita, de hecho la tengo en mente desde hace mucho tiempo,
    Te ha quedado un plato riquísimo y de lujo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que pasta fresca tan deliciosa,y con el limón,las nueces y la salvia sencillamente,una delicia¡¡
    besitos¡¡

    ResponderEliminar
  3. Que ligeros y que buenos! Me encantan las recetas de pasta sencillas como esta. Saludos

    ResponderEliminar

Si te ha gustado mi receta puedes dejar tu opinión. Cualquier pregunta o duda os la responderé sin nigún problema.
Gracias por pasar por mi cocina.

© Chez Silvia | Theme by Maira G.