Huevos a la escocesa




No he podido evitar escoger otra receta que como ingrediente principal lleve huevo, me encantan desde que me comí el primero con apenas un año, en el blog tengo varias recetas con huevos y en la blogosfera ya conocen mi pasión por ellos.

El protagonista de este mes en Cooking the Chef es Heston Blumenthal, un chef muy peculiar a la hora de cocinar. 

En alguna ocasión vi algún programa suyo en Canal Cocina, y los consejos que da me gustan e incluso he puesto alguno en práctica y la verdad es que son muy buenos.

Heston tiene cara de niño travieso, no se si es por la montura de sus gafas, pero al mismo tiempo tengo la sensación que es un chef exigente y serio, aunque en sus programas no quiera dar esta sensasión, en cambio si que se aprecia cierta exigencia en sus elaboraciones y si alguna cocción no sale como debe ser, el producto no es lo suficientemente fresco o el tiempo no es el exacto, se elimina sin miramientos ni contemplaciones.

No hace mucho leí en un periódico que Heston no soporta que los comensales de su restaurante hagan fotografías de sus platos y las cuelguen en redes sociales o exactamente en Instagram.

No le gusta que su menú esté colgado en internet, el mismo controla que platos pueden verse en su página personal y lo que más le molesta es ver como los foodies se levantan de sus mesas para poder hacer la mejor foto de sus platos con el mejor ángulo, y esto para el estropea las condiciones óptimas del plato ya que los camareros han servido a tiempo a los comensales sus creaciones con las temperaturas, texturas y esencias al mínimo detalle.

No entiende que antes la gente buscara hacer fotos de familia y ahora sólo busca hacer fotos de comida, y en parte algo de razón tiene, en este sentido los tiempos han cambiado y aunque yo he llegado hacer muchas fotos de platos en los restaurantes, cada vez hago menos, prefiero disfrutar del momento y la compañía y cuando tengo tiempo libre hago algún collage resumiendo el momento.

Este plato no es escocés, aunque parezca mentira es un plato inventado por la tienda londinense Fortum&Mason sobre el año 1738, por cierto es una tienda preciosa para estar durante horas.

Los huevos a la escocesa suelen servirse fríos acompañados de una ensalada y son ideales para comidas frías, buffetes o picnics, se conservan muy bien y no hay que preocuparse en calentarlos.

Ingredientes para dos huevos:

2 huevos camperos
3 butifarras o longanizas de cerdo
1 cucharada pequeña de pimentón de la vera
1 cucharada sopera de harina
1 cucharada sopera de mostaza Dijón
pimienta
un poco de agua

harina
1 huevo
pan rallado
aceite


En un cazo con agua hervir los huevos unos tres minutos, más tiempo no. Poner en agua fría con hielo para que se detenga la cocción y pelar.

En un procesador poner la carne de las longanizas sin piel, y añadir el pimentón,harina, mostaza, pimienta y agua. Mezclar bien.

En una hoja cortada de papel film poner un montón de carne, tapar con otra hoja y aplastar un poco la carne, en el centro poner un huevo y cerrar la hoja de papel film como si hiciéramos un saco, de esta manera la pelota de carne quedará mejor y será más fácil para darle forma.

Dar un poco de forma como de pelota del caldo y pasar por harina, huevo batido y pan rallado.


En un cazo calentar aceite a 190ºC y freír la pelota de carne unos 2 minutos, mientras calentamos el horno también a 190ºC, sacar y escurrir.

La carne en el horno debe estar alrededor de 10 minutos.

Si vamos a comer estos huevos sin preocuparnos de la cocción de la yema, servir cuando queráis, al cortar la pelota se apreciará una yema cocida al punto de huevo duro.

Si en cambio lo que queréis es que se aprecie la yema cruda, hay que vigilar los tiempos de cocción desde que hervímos los huevos y a la hora de servir hay que hacerlo inmediatamente ya que con el calor la yema se irá cociendo.

Son unos huevos verdaderamente delicious para cualquier tipo de comida.






© Chez Silvia | Theme by Maira G.