Longaniza seca o secallona {secado casero}





Con la longaniza fresca que nos regalaron en el Encuentro de bloguers de Zaragoza he hecho mi propia secallona o longaniza seca.

Cuando nos la entregaron venia perfectamente envasada al vacío y al llegar al apartamento todos la guardamos en la nevera, pero al día siguiente estuvo metida varias horas en la maleta y llegó a Barcelona a temperatura ambiente.

La verdad es que cuando la saqué del envoltorio estaba en perfectas condiciones pero me decidí por ponerla a secar a modo de embutido, para aperitivos o los bocadillos de los chicos.




Foto de Paula Durán







Ingredientes:

1 longaniza cruda
un gancho para colgar
un trapo muy fino.

El secado es muy sencillo, durante el día la he tenido colgada en un lugar fresco pero sin corrientes de aire y tapada con un trapo muy fino para que no tenga tanta luz, un garaje o despensa en un buen lugar.

Por la noche retiraba el trapo y la dejaba al aire libre.

A mi me ha tardado tres semanas en secarse al punto que nos gusta, más bien seca pero sin dejarla demasiado dura.

Depende de la humedad y la temperatura de la habitación donde esté guardada.

Podéis apreciar el color que tiene, y ya no os digo el sabor delicioso a pimienta. 

Es sorprendente el resultado final después de varias semanas, claro que el sabor siempre dependerá de la calidad de vuestra longaniza.

También he hecho el mismo sistema de secado con unos choricitos frescos que tengo de Asturias, pero les falta un poquito más de secado y ya los tendré perfectos para cocinar o comer.

Pronto me pondré con más secados para estas fiestas.

Espero que os guste.
















IMPRIMIR RECETA
© Chez Silvia | Theme by Maira G.