Lomo a la sal {Estuche Lékué Microondas}




Cocinar a la sal es un método bastante antiguo y es muy sano. Este tipo de cocción conserva los nutrientes del alimento y una vez cocidos el resultado es muy jugoso y fresco.

Es muy sano porque esta cocción a través de la sal absorbe las grasas y se cocina el ingrediente en su propio jugo. Cocinar a la sal no significa que la carne, pescado o pollo vaya a salir salado, la carne absorbe la cantidad necesaria.

Se puede utilizar este tipo de cocción para cualquier tipo de carne o pescado pero las piezas deben estar enteras. La sal que se utiliza es sal gruesa especial para este tipo de cocción y la podemos aromatizar con cualquier hierba de cocina.

Para cubrir el alimento se puede hacer de varias maneras, con sal sola, con sal mojada con un poco de agua o con clara de huevo batida. La cantidad es a proporción del tamaño del alimento a cocer pero normalmente se pone el doble de peso en sal de lo que pesa la pieza a cocer, es decir cada kg de pieza, dos kg de sal gruesa.

Siempre que cocino a la sal lo he hecho en el horno, nunca imaginé que se puede hacer en el microondas, y con los estuches para microondas y horno de Lékué he podido comprobar que en muy poco tiempo podemos preparar un lomo a la sal bien jugoso y tierno.



Ingredientes: 

Un trozo de lomo de cerdo de unos 800 gr.
pimienta negra
1´500 gr aprox de sal gorda
un poco de agua
romero fresco

Poner pimienta negra repartida por el lomo de cerdo.
En el fondo del estuche poner una cama de sal y poner el lomo, encima del lomo poner unas ramitas de romero fresco.

En un  bol poner el resto de sal o la suficiente para cubrir la carne y humedecer con un poco de agua, la justa para humedecer, y mezclar bien. Cubrir con esta sal el lomo hasta que quede bien tapado, apretar bien la sal sobre el lomo, poner encima dos ramitas más de romero y cerrar el estuche.

Poner en el microondas a 800w durante 20 minutos.

Cuando lo saquéis del microondas las sal estará dura, romper con cuidado la corteza que se ha formado y sacar toda la sal.
Con ayuda de un cepillo o papel de cocina "barrer" los restos de sal, y ya podemos cortar finamente los trozos.

Queda una carne muy jugosa y aromática. En su punto.



La guarnición perfecta para esta carne podrían ser este tipo de patatas, más abajo si le dais al enlace, veréis como se preparan.


IMPRIMIR RECETA
© Chez Silvia | Theme by Maira G.