Pan de suero




Llevo unos días muy panarra, sólo la idea de pensar que voy hacer pan, ya me hace ilusión. He ordenado mi recetario de pan, recetas que tengo pendientes por hacer, y vi que uno de los panes lleva suero de leche, nunca había hecho ningún pan con suero.

Hace unos días pude hacer el mató guardé el suero con la idea de hacer este pan, el suero sustituye al agua para formar la masa, pero al tener más proteínas y sales minerales fortifican al gluten y da a la masa una mejor consistencia. La fermentación puede ser más lenta y la miga al final adquiere pequeños poros formando una miga más densa que otros panes.




     Ingredientes:

  • 500 gr de harina de fuerza.
  • 12gr de sal.
  • 50gr de mantequilla en pomada
  • 50gr de miel.
  • 200ml de suero de leche
  • 7gr de levadura fresca de panadería


En un bol ponemos la miel, con el suero y la levadura, mezclamos bien y añadimos la harina y la sal, volvemos a mezclar y dejamos reposar la masa unos 30 minutos.

En otro bol ponemos la harina y los trozos de mantequilla pomada, mezclamos bien, quedará como cuando hacemos crumble, como migas. Una vez la masa de suero y miel esté fermentada la juntamos con la mezcla de harina, amasamos unos 10 segundos y volvemos a dejar en reposo unos 15 minutos.

Este proceso de mezcla y reposo, lo haremos dos veces más y finalmente dejaremos reposar la masa unos 40 minutos.

Pasado este tiempo la masa estará suave y elástica, formamos una bola dejando la parte del cierre de la masa hacia arriba, la ponemos en un bol con un paño o en un banneton tapada y debe fermentar de nuevo una hora más.

Precalentamos en horno a 230ºC con un recipiente de agua para generar vapor y la bandeja del horno donde pondremos el pan, dentro. Preparamos una bandeja con papel de horno y ponemos la masa volcando el bol o banneton.

Abrir el horno y deslizar el papel para que caiga  sobre la bandeja que hay en el horno y lo cocemos a esta temperatura los 10 primeros minutos, luego bajamos la temperatura a unos 200ºC y cocemos unos 5-6 minutos más, por últimos ponemos el horno a 175ªC y dejamos que acabe de cocer unos 30 minutos o hasta que el pan esté dorado. Sacar y dejar enfriar en una rejilla.





Este pan es de corteza crujiente y miga compacta y suave, el segundo día no estaba tan crujiente pero seguía muy tierno, el trocito que me quedó lo corté en rebanadas y lo guardé en el congelador para las tostadas del desayuno.




© Chez Silvia | Theme by Maira G.