Cheesecake de queso de cabra, nueces y tomates secos





A este cheesecake le vais a sacar mucho partido, lo podéis presentar en vuestras mesas de distintas maneras.

En algunas ocasiones lo pongo como aperitivo, con unas tostadas y mermelada de tomate, en otras en versión un poco más mini, lo podéis poner de complemento de una ensalada de rúcula o de lechugas variadas, también delicioso con una ensalada de tomate.

Cuando lo he puesto para aperitivo incluso a veces encima de mi porción pongo un hilo de miel, ya sabéis que con este queso queda ideal.

En los ingredientes hay tomate seco, pero es una mezcla que he descubierto en una parada del mercado lleno de mezclas para ensaladas, fruta seca de todo tipo, arroces aromatizados etc.

Esta mezcla son trozos de tomates secos mezclados con aros de aceituna negra también seca, una delicia de descubrimiento que pongo en ensaladas, pasta o salsas para pasta, cuando no tengo pongo tomates secos en aceite cortados en tiras.



Ingredientes: 350 gr de queso fresco de cabra, 110cl de nata líquida, un puñado de nueces trituradas groseramente, 4 rebanadas de pan de molde, cebollino picado, sal, pimienta, 3 cucharadas de mezcla de tomates secos con aceitunas o 3 tomates secos en aceite cortados a tiras finas, 3 hojas de gelatina.


Poner en remojo en agua fría las hojas de gelatina.

Tostar el pan de molde y cortar la misma medida que los aros individuales, cuando se corta el pan con el mismo aro, ya queda como sujeto, no tocar para pasar después al relleno.

Amasar en un bol el queso de cabra con un tenedor, mientras calentar en el microondas la nata líquida, que esté caliente pero que no llegue a hervir. Disolver dentro de la nata las hojas de gelatina.

Incorporar la nata junto la gelatina en la masa de queso y mezclar con suavidad, añadir las nueces trituradas, el cebollino, y tomate seco con las aceitunas, mezclar bien y por último rectificar de sal y pimienta.

Reparte la masa por los 4 moldes, y poner en la nevera, mejor de un día para otro, o al menos 4 horas.

Para desmoldar, pasar un cuchillo alrededor del cheesecake y levantar el molde con cuidado.

Antes de comer, sacar de la nevera unos 15 minutos antes, estará más cremoso.







© Chez Silvia | Theme by Maira G.