Pollo al horno con patatas y manzanas en su jugo.





 Después de llevar años cocinando para una familia numerosa, sigo pensando que el horno es la mejor opción para hacer cualquier plato de carne.
También tengo que decir que cuando nos juntamos todos, es en casa de mis padres y allí dispongo de un horno de 90 cm y ponga lo que ponga me cabe de maravilla.

Aunque el horno me va muy bien, también hay una encimera con cinco grandes fuegos, he llegado a cocinar en cazuelas 90 y 100 muslitos de pollo, todo a proporción con la cantidad de comensales.


La tarde del viernes salí a pasear, me acompañaba doña primavera como veis en las fotos, un placer de paseo junto a mi cámara y mi perro.

La verdad, con lo que ha llovido, es un un placer para la vista, los campos verdes y los árboles frutales con sus primeras flores, este árbol es una ciruelo, pero de ciruelas enanas, esas que se comen como cerezas, las recojo a finales de agosto.

Paseando iba pensando en las comidas y cenas, parece mentira pero hay momentos que se te nublan las ideas, como cocinando tanto te puedes llegar a bloquear!

Entre foto y foto pensé en hacer pollo al horno, es sencillo, rápido, práctico, lo dejas metido en el horno con todos sus ingredientes y te olvidas.



Ingredientes: 2 pollos de granja grandes, 5 manzanas, 6 patatas, 1 limón, unas cuantas ciruelas y orejones, sal, pimienta, un buen chorro de brandy, otro de vino blanco, y un vasito de agua.

Precalentar el horno a 180ºC.

Poner dentro de cada pollo, medio limón y un par de ciruelas, sal y pimienta, coser con unos palillos para que no se abran.

Poner los pollos en una bandeja grande o en la misma del horno.

Salpimentar los pollos y regar con el brandy, vino blanco y agua.

Tapar con papel de plata y poner en el horno.

No tocar hasta pasada una hora y media más o menos, entonces añadiremos las manzana, las patatas cortadas a cuartos y el resto de ciruelas y orejones y aprovecharemos para regar todo con el jugo de la bandeja.

Volver a tapar y hornear media hora más, removiendo y regando de vez en cuando.

Destapar y dejar que se doren un poco, unos 10-15 minutos, también mojando con el jugo todo un poco.

Cuando pinchemos entre la pechuga y el muslo y el jugo salga transparente, ya tendremos nuestro pollo listo.



 Esta vez, corté los pollos a cuartos antes de servir, junto las manzanas,  patatas, ciruelas, orejones y el jugo.





© Chez Silvia | Theme by Maira G.