Mermelada de ciruelas a la mostaza antigua para acompañar quesos




A los amantes de los quesos, adictos o obsesionados como yo, esta entrada os va a gustar mucho,es fácil, rápida y un deleite.

En casa solemos comer queso de todo tipo, blandos, cremosos, lights, secos, semi secos, frescos, es decir todos; viene de familia, desde muy pequeña que los como, mi abuela era francesa y mi padre siempre los comió y nos enseñó a conocerlos, ya con los años, he hecho lo mismo con mi familia, así que todos somos bastantes "roedores" del bon fromage. 

Si quieres disfrutar de un buen surtido de quesos, es importante para acompañar,poner diferentes panes, crackers, frutas, frutos secos y mermeladas, el contraste salado y dulce sabe divino.

Siempre que preparo quesos en casa, intento que sean variados, y se consumen siempre, empezando por el más suave, para acabar con el más potente. Manzana a láminas, uva, frutos secos, variedades de pan siempre completaran nuestro surtido.

Hace unos años en Austria, me sirvieron de postre una cata de quesos de la región,todos deliciosos, entre otras cosas para acompañar había mermelada salada de mostaza, su sabor me dejo impresionada, mezclada con el queso se aprecia el suave sabor de la mostaza con el dulce de la mermelada, simplemente.... espectacular.

Ingredientes:
Mermelada de ciruelas
1 o 2 cucharadas de mostaza antígua.
Quesos cremosos, semi secos, curados, azules etc
Nueces, uva, manzana....

En un bol mezclar 6-7 cuch/sop de Mermelada de ciruelas casera, con dos cuch/pos. de mostaza Antigua, mezclar bien; probar el punto que os guste más, más dulce, más agridulce.




En el surtido que he puesto, hay un queso español de oveja manchega, Marantona viejo, de sabor intenso que con esta mermelada, sublime.


Mi querido Reblochon, queso cremoso francés ideal para el Tartiflette, uno de mis preferidos.



El queso mimado en casa es este, Brie de Meaux trufado, es espectacular, cuando lo pongo en la mesa o lo llevo a casa de amigos mientras se come....nadie habla!!!!



Y la uva que veis es de cosecha propia, en casa de mis padres entre otros arboles frutales, hay una pequeña vid que tiene más años que yo, en verano florece y hace de toldo de la casita donde vive el casero que cuida la finca.
Esta vid crece y se cuida sola. A principio de verano se empiezan a ver pequeños racimos en fase de crecimiento, pero a finales de agosto cuando ya está toda la uva en fase de maduración, el problema que da es que atrae a muchas avispas.

Esta semana hice mi escapadita al campo, quería recoger los higos, ir a buscar moras y también uva, pero mi sorpresa fue que por fuerza mayor los racimos algunos se estropearon y otros se "eliminaron".






No quise que se estropearan los que quedaban y aunque pocos, bienvenidos fueron, son de uva más bien pequeña, pero dulce e ideal para acompañar mis quesos.


© Chez Silvia | Theme by Maira G.