Buscar recetas

Guiso de ternera a la miel




Te traigo otro tipo de guiso de carne que seguro que también te va a gustar mucho, ternera a la miel.
Es un plato que se cocina igual cualquier guiso de carne, a fuego lento añadiendo sus ingredientes poco a poco para que quede la carne tierna y melosa.
La miel a este plato le da un toque dulce delicioso que gusta a todo el mundo y queda muy bien acompañado por ejemplo con un puré de calabaza o de patatas.
En general es un plato para quedar muy bien con vuestros comensales y para variar un poco del típico guiso de carne estofada. Es un plato con sabor dulce y la carne queda muy tierna envuelta en una salsa densa y suave.


Ingredientes:
600 gr de ternera para guisar 
100 ml de vino tinto 
300ml de caldo de ternera 
4 cucharadas sopera de miel 
1 zanahoria 
2 ajos
1 cebolla 
1 cucharada sopera de tomate frito casero
1 cucharada de postre de pimentón de la Vera
sal y pimienta 
pimienta en grano 
1/2 rama de canela 
harina
1 ramita de tomillo 
1 hoja de laurel 
aceite de oliva 

Para agilizar los pasos podéis pedir a vuestro carnicero que os corte la carne a dados medianos para guisar.
También os asesorará para el tipo de carne pero tiene buen resultado el añojo, el morcillo o la espaldilla, son partes de la ternera que se utilizan para todo tipo de guisos.
El caldo de ternera se puede preparar en casa con restos de cuando se pule la carne y con huesos pero en ocasiones también utilizo el caldo de ternera de Aneto que también me gusta mucho y ahorras tiempo en prepararlo.

Pelar la cebolla y los ajos y picar finamente.
Raspar la zanahoria y también la picamos fina.
La carne la secamos con papel de cocina para que cuando la doremos no suelte agua.
En una olla baja o sartén honda echamos un poco de aceite y calentamos mientras salpimentamos los dados de ternera.
También vamos a enharinar los dados de carne y sacudimos el exceso de harina.
Dorar la carne por partes y la vamos reservando en un plato.
Cuando tengamos toda la carne dorada, añadimos un poco más de aceite pochamos las verduras a fuego medio 10 minutos removiendo constantemente.
Añadimos el tomate frito y continuamos con el sofrito 10 minutos más a fuego suave.
Incorporar el pimentón de la Vera y mezclar. Verter el vino  y dejar evaporar 2 minutos.


Añadir el caldo de ternera, la canela, la hoja de laurel, la rama de tomillo, los granos de pimienta y la miel.
Llevar a ebullición, incorporar la carne y rectificar de sal.
Bajar el fuego, el justo para que vaya cociendo el guiso poco a poco y tapar la olla. Dejar que el guiso se cocine alrededor de 1 hora 1/2 removiendo de vez en cuando.
Si la salsa de la carne a reducido mucho mientras se está cociendo añadir un poco más de caldo.
Servir caliente.
Como todos los guisos, está mucho más sabroso de un día para otro por lo que conviene cocinarlo el día anterior.
Si os queda salsa sin carne la podéis guardar o congelar para otros guisos, es una salsa muy concentrada que os irá muy bien para preparar unas lentejas o garbanzos guisados y ya no os digo unas patatas guisadas.





Los comentarios están cerrados en el blog pero puedes dejar un comentario de esta receta o cualquier duda en mis redes sociales como Facebook o Instagram