Salsa de tomate casera 🍅

Siempre que puedo me gusta preparar conservas caseras, me ayudan mucho los días que no tengo tiempo para cocinar y también para los días que no estoy en casa mis hijos tienen en la despena lo que necesitan.
La salsa de tomate casera para hacer en conserva va verdaderamente bien, me gusta porque todos los ingredientes son naturales y el día que utilizo un tarro industrial intento que sea lo más natural posible.
Partiendo la receta de un sencillo sofrito y unos buenos tomates maduros ecológico se consigue una salsa con una textura y sabor increíble, sin pepitas ni pieles de tomate.
La salsa la podrás utilizar para preparar otras salsas, guisos, para poner en la base de las pizzas o para preparar cualquier plato con pasta.
Ingredientes:
2-3 kg de tomates maduros
1 diente de ajo pequeño
1 cebolla grande picada finamente
sal
1/2 c.c de azúcar
1 manojo mediano de albahaca fresca
aceite de oliva
****
Para pelar mejor los tomates y sacar las pepitas os recomiendo que hagáis lo siguiente:
Lavar los tomates y hacer un corte en forma de cruz en la base.
Meter todos los tomates en agua hirviendo durante 1 minuto, sacar de la cazuela y pasar a un bol lleno de agua con hielo para cortar la cocción.
Pelar los tomates, sacar las pepitas y cortar con un cuchillo a dados pequeños. Si os gusta muy fina se pueden triturar los tomates.
En una cazuela poner suficiente aceite de oliva e incorporar la cebolla picada finamente con un poco de sal, la pocharemos durante 10 minutos.
Añadir los tomates picados el ajo y la albahaca fresca y sofreímos entre 45-60 minutos ( dependiendo si te gusta más o menos espesa) removiendo de vez en cuando, a fuego bajo con la tapa medio puesta para que vaya evaporando y a la vez no salpique.
Si te gusta la salsa de tomate muy fina la puedes triturar con un turmix y pasar después por un colador, yo la dejo con una textura semi triturada
Para hacer las conservas:
Para asegurar una buena higiene, los tarros deben estar muy limpios y hervido previamente 15 minutos, y sobre todo que las tapas estén en buen estado.
Con ayuda de una cuchara o embudo rellenar todos los tarros hasta casi hasta el borde, dejar destapados hasta que estén casi fríos, podemos añadir un chorrito de aceite de oliva y tapar muy bien.
Para hacer el baño Maria de la conservación tenemos que llenar una olla grande, suficiente para que quepan todos los tarros a la vez. El agua debe cubrir los botes hasta dos dedos por encima. Dejarlos cocer durante 20 minutos y sacar con cuidado, poner boca abajo encima de un trapo y dejar enfriar por completo.
Una vez los botes están fríos ya los tenemos preparados para guardar las conservas.


Los comentarios están cerrados en el blog pero puedes dejar un comentario de esta receta o cualquier duda en mis redes sociales como FacebookInstagram o Twitter


© Chez Silvia | Theme by Maira G.