Cheesecake salada


El día que nos fuimos a Taiwan a ver a nuestra hija, sabiendo que el viaje era muy largo y pesado me preparé buena lectura para hacer pasar las horas. Volar no me va mucho por no decir nada y a parte de la lectura me entretuvo bastante el repertorio de películas que te ofrece el vuelo.
En el aeropuerto me compré un par de revistas de cocina para variar un poco de la novela,  empecé con Veggie, una preciosa revista de cocina vegetariana y vegana, tiene unas recetas muy apetecibles y la fotografía también es muy bonita.
Pasando las hojas llegué a una cheesecake salada, nada más verla mi cabeza ya estaba pensando en cuando hacerla y mi estómago también me la pedía a gritos, en ese momento una agradable azafata repartía las bandejas de comida y aunque en el menú estaba escrito a lo más puro restaurante de 5 tenedores y reconociendo que algo ha mejorado, hubiera hecho lo posible por convertir mi bandeja en un platito con un trozo de esa cheesecake de revista.

Todas las cheesecakes llevan una base de galleta, hojaldre o pasta brisa, esta salada también lleva una pero de pan. La receta original lleva una base de pan negro de Westfalia pero en casa este tipo de pan no les gusta, lo he cambiado por pan de molde de cereales con pipas de girasol.
Para un molde de 24cm
***
Ingredientes:
150 gr de pan de molde de cereales con pipas de girasol o pan negro
30 gr de mantequilla
2 calabacines medianos
2 pimientos rojos pequeños
3 cucharadas soperas de aceite de oliva
2 dientes de ajo
un poco de tomillo
sal y pimienta
600 gr de queso untable
5 huevos
40 gr de harina
Nuez moscada
200 gr de queso de oveja ( o el que te guste más)
Poner una hoja de papel de horno en la base del molde.
Cortar el pan de molde en dados y moler en la picadora o robot de cocina. Derretir la mantequilla y añadirle a las migas de pan.
Recubrir la base del molde con estas migas con la ayuda del dorso de una cuchara para que quede bien lisa. Reservar.
Poner en marcha el gratinador del horno y limpiar y cortar los calabacines y los pimientos en tiras finas longitudinales. Poner las verduras en un bol y regar con un poco de aceite.  Picar los dientes de ajo y añadir también a las verduras. Mezclar todo con una cuchara y poner las verduras en la bandeja del horno.
Gratinar alrededor de 6-8 minutos y sacar del horno. Condimentar las verduras con sal y pimienta y un poco de tomillo. Reservar.
Precalentar el horno a 160ºC.
En un bol mezclar los huevos con el queso fresco, la harina, salpimentar y poner un poco de nuez moscada. Añadir el queso de oveja desmenuzado y volver a mezclar todo de nuevo. Se puede hacer con el turmix a baja potencia.
Poner una capa de la mezcla de queso y huevos por encima de la base de pan y encima una capa de verduras asadas.
Poner el resto de la masa de queso y huevos por encima de las verduras y finalizar la última capa con las verduras restantes.
Poner en el horno precalentado alrededor de 70 minutos y hasta que la superficie tenga un color dorado.
Cuando finalice el tiempo, dejaremos la cheesecake que se vaya enfriando en el mismo horno con la puerta entre abierta, como hacemos con cualquier cheesecake.
Está igualemente deliciosa templada como fría.




© Chez Silvia | Theme by Maira G.