Patatas rellenas de queso ricotta y jamón york



Estas patatas se parecen a las que comía cuando era pequeña pero con la diferencia que mi madre no compraba queso ricotta, más bien ponía algún queso francés bien cremoso.

Cuando las cocinaba me acordaba como me gustaban, el día que tocaban patatas rellenas era un festival en la mesa.

Mi madre solía hacerlas durante el fin de semana porque aprovechaba el fuego que tenemos en el comedor de la casa del campo, allí primero asaba las patatas con papel de aluminio e incluso las había hecho en una cocina económica o de estufa que teníamos en la cocina y que por desgracia ahora encuentro a faltar. Aquella tonelada de cocina se eliminó cuando se hizo de nuevo la cocina y con el tiempo te das cuenta que se podía haber dejado para cocinar aquellos platos que sólo pueden quedar bien con brasas y fuego.

En algunas ocasiones aprovecho la barbacoa para asar las patatas pero en casa las hago en el horno, también quedan muy bien pero el aroma no es el mismo.







Ingredientes para 3 patatas (6 mitades):

3 patatas medianas tipo Kennebec
sal y pimienta
un poco de nuez moscada
media tarrina de queso ricotta
3 cucharadas soperas de nata líquida
perejil
4 lonchas de jamón york
queso semiseco de cabra para gratinar.


Lavar las patatas con un cepillo y poner en una bandeja del horno con un poco de sal y si os gusta un poco de romero.

Asar a 170ºC unos 50-60 minutos, si vuestro horno tiene la opción de vapor, programar dos o tres golpes de vapor con intervalos de 10 minutos.

Cuando estén asadas dejar templar para poder vaciar sin quemarnos.

Vaciar con una cuchara las patatas pero sin vaciar del todo para que las patatas se mantengan firmes a la hora de rellenar.

Poner la pulpa de la patata en un bol y sazonar con la sal, pimienta y la nuez moscada.

Mezclar bien y chafar un poquito las patatas, añadir el queso ricotta, la nata líquida y mezclar de nuevo, por ultimo añadir el jamón york cortado a trocitos pequeños, reservando un poco para poner por encima a la hora de gratinar.

Rellenar las patatas y poner por encima el resto de jamón york y rallar un poco de queso semiseco de cabra o el que os guste. Mi queso de cabra está envuelto en romero y le ha dado un sabor delicioso.

Gratinar hasta que las patatas estén doradas.

A disfrutar!


© Chez Silvia | Theme by Maira G.