Tarta de queso japonesa




Con esta tarta de queso japonesa me quito otra espinita o mejor dicho resto una receta más de mi lista interminable de recetas por probar... que ganas le tenía!!!!

Este fin de semana hice en casa una cena estilo oriental y cuando pensé en el postre me acordé de esta maravillosa tarta y la verdad todo lo que se habla de ella es muy cierto.

Suave, ligera, esponjosa y muy muy adictiva, tanto que mi familia me ha pedido que no tarde en volver hacerla y como es una tarta fácil no tardaré en hacerla de nuevo.

Tomar nota y mejor hacer la tarta de un día para otro y sacar de la nevera al menos una hora antes de consumirla (si el tiempo es frío) a temperatura ambiente la disfrutaréis mucho más que si está muy fría.






Ingredientes:

250 gr de queso crema
60 gr de harina de trigo
60 gr de maizena
100 ml de leche
50 gr de mantequilla a temperatura ambiente.

6 huevos
1 sobre (blanco) de los del Mercadona o 1 cucharadita de crémor tártaro.
140 gr de azúcar.
1 cucharada sopera de zumo de limón.
1 pizca de sal

Preparar una bandeja para cocer al baño maría y que quepa nuestro molde para la tarta. Si el molde es un poco bajo, añadir una tira de papel de horno para hacer el molde más alto. Engrasar la base.

Precalentar el horno a 160ºC

Separar las claras de las yemas.
Tamizar la harina de trigo con la harina de maíz. Reservar.

Con ayuda de varilla a la K.A, preparar el accesorio pala y en el bol poner el queso crema, la mantequilla y la leche. Mezclar a velocidad media unos 5 minutos.

Separar de las paredes con ayuda de una espátula la mezcla y añadir las yemas y la mezcla de las harinas, una cucharada de zumo de limón y la pizca de sal. 

Mezclar de nuevo unos 3 minutos a velocidad media.

En otro bol, montar las claras con el accesorio varilla, añadir el sobre blanco gasificante o el crémor tártaro y montar unos 3 minutos e ir añadiendo el azúcar poco a poco. Subir la potencia y acabar de montar bien las claras. Debe quedar un merengue duro.

Añadir las claras montadas a la mezcla reservada y mezclar con espátula con movimientos envolventes.

Pasar la mezcla al molde y poner el molde en la bandeja para hacer el baño maría.

Llenar la bandeja con agua caliente ( un par de dedos de agua) y poner en el horno alrededor de 55 minutos.

Cuando finalice el tiempo, apagamos el horno y dejamos la puerta del horno entreabierta y lo dejamos así unos 5 minutos.

Sacar la tarta del horno y dejar enfriar, una vez fría guardar en la nevera, mejor desmoldar al día siguiente.

Aunque es una tarta de queso recomiendo comer sin ningún tipo de mermelada, así está deliciosa.



© Chez Silvia | Theme by Maira G.