Pollo laqueado


Hemos cambiado pato por pollo para hacer esta receta, y no creáis que ganas de hacerla con pato la tengo guardada en el tintero, pero como tenía más ganas que paciencia al final me he decidido por un hermoso pollo de corral.
La preparación del pato laqueado o pato pekin necesita mucha paciencia, yo le llamaría paciencia de chinos, se necesitan dos días para elaborar este exquisito plato.
La receta original es muy larga y para abreviar los pasos, para no aburriros, el pato debe pasar por un proceso de escaldado en agua muy caliente, después hay que secarlo con mucho cuidado y después con la ayuda de un canuto o mancha se tiene que inflar para que la piel se desenganche de la carne y entre la carne y la piel poner una salsa hecha con jengibre, sal y vino para que pueda marinar durante 12 h. Hay que colgar al pato en un lugar ventilado y fresco y pasadas estas 12 h lacar de nuevo y volver a dejar marinar otras 12h más.
Después de este largo y pesado proceso ya pasaríamos al asado en el horno, lo más fácil y rápido.
Después de haber leído y visto no se cuantos vídeos de cocineros chinos y sus recetas y el pensar que debía tener un pato colgado en la galería mucha gracia no me hizo  y con el calor que empieza hacer estos días casi casi ya no necesito meter al pato en el horno, se cocerá solito.
El sabor del pato es exquisito, pero también ayuda la salsa hoisin que carameliza la piel quedando muy crujiente, y se acompaña de las crepes chinas y cebolleta o puerro cortado muy fino, es un plato muy exquisito y en los buenos restaurante chinos te lo hacen pagar a precio de pato dorado.
Mi pollo laqueado no se queda atrás, ha quedado igualmente muy crujiente, brillante con su punto dulce y especiado y también lo hemos acompañado de sus crepes chinas (las compro en supermercados chinos y las congelo) con su cebolleta y puerro cortados finamente.
La maceración de este pollo ha sido de una noche en la nevera, os va costar lo mismo que hacer un polish 12h antes de hacer un pan, o dejar macerando unas fresas con azúcar para una mermelada.
Ingredientes para 4 personas:
1 pollo de corral entero y limpio (el mío pesaba unos 2´200 kg)
1 paquete de crepes chinas (son paquetes de 12)
1 cebolleta o puerro cortados finamente.
1 naranja sanguina (opcional)
Salsa para laquear al pollo:
120 gr de ketchup
120 gr de salsa hoisin (supermercados chinos)
120 gr de sirope de arce o de miel
1 cucharadita de jengibre en polvo´
1 cucharadita de mostaza tipo Dijón
1 poco de ajo en polvo.
***
Mezclar todos los ingredientes de la salsa. en un bol.
Poner el pollo en una bandeja de horno con papel vegetal, pinchar la piel del pollo con un tenedor para que penetre la salsa y pintar el pollo con la salsa por todos los lados con ayuda de un pincel. Os sobrará salsa que la utilizaremos para pintar el pollo mientras se asa.
Tapar y guardar preferiblemente 12 h en la nevera.
Al día siguiente, precalentar el horno a 180ºC y poner el pollo para que se ase alrededor de una hora y media, yo lo pongo en la segunda fila empezando por abajo para que no se queme la piel, sino cuando veáis que empieza a coger mucho color se tapa con papel de plata.
Cada 10 o 15 minutos pintar el pollo de nuevo y cuando lleve alrededor de 50 minutos dar la vuelta al pollo para que se caramelice también por el otro lado.
Unos 10 minutos antes de sacar el pollo del horno, poner por encima de la piel rodajas de naranja sanguina para que suelten un poco de aroma, aunque este paso es opcional para presentar el pollo en la mesa queda muy bonito.
Llegado a este punto, podemos comer el pollo laqueado cortado a cuartos y servir en la mesa con unas patatas aromatizadas con 5 especias chinas por ejemplo, o con arroz, o con verduras, pero si lo vamos a comer con las crepes hemos de cortar el pollo o mejor dicho rasgar el pollo con un tenedor para que salgan trocitos finos para rellenar las crepes. 
Las obleas son muy finas y se secan con facilidad, mientras no se necesitan las tenéis en la nevera y antes de comer se pueden poner en una vaporera de bambú con alguna hoja de ensalada o acelga en la base y dejar que se vayan templando sobre una olla con un poco de agua, en la misma vaporera se pueden servir en la mesa.
La salsa que no has sobrado de laquear al pollo nos servirá para acompañar nuestras crepes y si ya no nos queda ponemos en un bol un poco de salsa hoisin.
Ya sólo nos queda poner en la crepe un poco de pollo, una cucharadita de su salsa, un poco de cebolla o cebollino y cerrar.
A disfrutar! 
*Los huesos y alas y trozos que no se comen si queréis aprovecharlos se puede hacer con ellos un caldo de huesos de pollo laqueado para una buenisima sopa china.
Espero poder enseñaros la receta de esta sopa antes de que aprieten los calores.

© Chez Silvia | Theme by Maira G.