Rosca de pan con nueces de California


Estas navidades voy a volver hacer de nuevo un pan en forma de rosca, me gusta mucho como quedan presentados en la mesa.
También lo encuentro muy bonito y práctico para cenas de picoteo, en el centro del pan se puede poner una crema de queso, o un camembert al horno, o un plato con jamón ibérico o sin nada, como panera, con las porciones casi cortadas con una vela en el centro para que decore la mesa.
Este pan también lleva nueces, es de mis preferidos, creo que es un pan que podemos combinar con muchos platos, y si lo queréis en forma de panecillo individual, sólo hay que dar la forma y poner en la bandeja que no se toquen entre ellos.
Las nueces, importante, no lleva grandes cantidades pero las que lleve que sean de buena calidad, para que el sabor de nuestro pan sea excelente, mis nueces son Nueces de California.
Os dejo unos consejos que os irán muy bien para conservar las nueces en perfectas condiciones
-El lugar ideal para guardarlas aunque no te lo creas es en la nevera, se mantendrán frescas
-En un tarro de cristal, mucho mejor.
-Si no las vas a utilizar en pocos días las puedes congelar al vacío.
-No las guardes troceadas ni ralladas perderán sabor y frescura.
Ingredientes: 
500 gr de harina de fuerza
320 gr de agua
10 gr de sal
10 gr de levadura fresca o 3´3 gr de levadura seca de panadería.
****
Empezamos con la masa; ponemos el gancho para amasar y en el bol todos los ingredientes y mezclamos a velocidad media durante dos minutos.
Sacamos la masa y continuamos con el amasado, vamos hacer el amasado francés, de esta manera se desarrolla el gluten, en este caso no he puesto nada de harina en la encimera.
Tenemos la masa en la encimera, con las manos en forma de palas recogemos por el lado izquierdo de la masa ( en un reloj a menos cuarto) , levantamos hacía arriba y la dejamos ir hacía delante, así entra 
aire, de manera rápida volvemos hacer lo mismo, así no se pega en los dedos.
Volvemos a coger la masa a menos cuarto, levantamos y volvemos a poner hacia delante, así lo hacemos unas cuantas veces, unas 10-15 veces, hasta que veamos la masa lisa y suave.
Integrar con cuidado las nueces, troceadas.
Poner aceite en un bol y poner otro poco en papel de film.
Dar un poco de forma a la masa con ayuda de la pala panadera, cuando la tengamos redonda la ponemos en el bol y la dejamos levar una hora y media.
Pasado el tiempo, podemos poner un poco de harina en la encimera, sacamos con cuidado la masa y la volcamos en la mesa.
Cortar  8 porciones de unos 80-90 gr le damos forma de panecillo sin amasar excesivamente y vamos poniendo los panecillos en una bandeja de horno con papel, uno al lado de otro en forma de corona, separados unos milímetros, cuando la masa leve se engancharán unos con otros.
Os sobrará un poco de masa, podéis dar forma de panecillo más grande y hornear a parte.
Tapar con un trapo y dejar de nuevo levar media hora.
Precalentar el horno a 250-260 ºC calor arriba y abajo sin aire.
Poner la bandeja con el pan y echar en la base del horno medio vaso de agua, cerrar inmediatamente la puerta del horno, dejar a esta temperatura unos 5 minutos.
En mi horno puedo programar una salida de vapor para generar humedad, si no tenéis esta opción lo del vaso de agua va muy bien.
Pasado los 5 minutos, abrir un poco la puerta del horno para que salga todo el vapor, unos segundos, cerrar y bajar la temperatura a 220ºC y seguir horneando hasta que el pan esté dorado.
Dejar enfriar en una rejilla.


© Chez Silvia | Theme by Maira G.