Pan sencillo con estuche Lékué






La panera de Lékué es muy práctica e ideal para todas aquellas personas que tienen miedo a las masas de pan o tienen poca experiencia en hacer pan en casa. Por su tamaño y material es muy práctica de guardar y la barra de pan que podemos hacer es perfecta para 4 personas.

La masa la podemos hacer en el mismo recipiente sin tener que ensuciar nada más, la masa fermenta en la misma panera, le da forma en el último levado y se cocina en el mismo recipiente.

También al estar el recipiente abierto por los laterales, durante la cocción crea vapor de agua, ideal para que el pan tenga ese bonito color dorado y tenga una corteza crujiente.

Ingredientes:

250 gr de harina panificable o normal
6 gr de sal
6 gr de levadura fresca de panadería
160 gr de agua.

En la panera de Lékué el agua debe estar templada, sino la ponemos unos segundos en el microondas, y disolvemos con los dedos la levadura o con una cuchara de madera.

Incorporamos la sal y la harina y al principio mezclamos todo con ayuda de una rasqueta de panadería para que el agua absorba toda la harina.

Ahora con la mano amasamos todo el conjuntos unos 10 minutos hasta que la masa esté lisa y elástica. Si os cuesta un poco podéis sacar la masa y la amasáis unos minutos en la encimera hasta que no se os enganche en las manos y acabar con el amasado dentro de la panera.

Tapar la masa con un paño húmedo y dejar fermentar una hora o un poco más.

Destapar la masa, la doblamos como si fuera una hoja de papel y con las manos le damos forma de bola, podemos poner por encima un poco de harina para que tenga un aire más rústico.

Cerrar la panera y tapar de nuevo para dejar fermentar por segunda vez una hora o hora y cuarto.



Precalentar el horno a 230ºC con aire, así el calor se reparte mejor por todo el horno, una vez caliente podemos ayudar a generar  más humedad poniendo un recipiente de agua caliente, yo he programado dos salidas de vapor de agua en dos tiempos.

Sacar el aire, y hornear el pan a 230ºC con bóbeda y solera los primeros 10 minutos, después bajar la temperatura a unos 210ºC y cocer unos 25-30 minutos más. Con el estuche cerrado el pan queda igualmente doradito pero si lo queréis con más color, en los últimos minutos abrir el estuche para que se dore mejor.

Dejar enfriar el pan encima de una rejilla.
Mi pan salió justo cuando los chicos llegaban a casa, les pedí un poco de paciencia para que no se lo comieran tan caliente porque tampoco es bueno, pero unos minutos más tarde ya se estaban haciendo la merienda.




IMPRIMIR RECETA
© Chez Silvia | Theme by Maira G.