Tarta de manzana cremosa

Esta tarta de manzana cremosa, es de las más buenas que he comido y que he cocinado. Su base lleva  una masa tipo quebrada muy crujiente y las manzanas están cubiertas de una crema con huevos y requesón o mató.
También estoy muy contenta de como me ha quedado porqué con esta tarta he estrenado mi nuevo horno, no tengo palabras para describir mi nuevo acompañante, tiene un sinfín de programas, posibilades y tipos de cocciones que me tienen totalmente abducida.
Por otro lado esta tarta lleva huevos camperos de mis nuevas vecinas. Cuando era pequeña en la casa del campo teníamos gallinas, recuerdo ir a buscar huevos y las cocas que hacía mi madre con ellos.
Pues después de muchos años, nos hemos animado de nuevo con mucha ilusión. Mis nuevas vecinas, campan a sus anchas comiendo maíz, alguna hierba y hojas de lechuga o peladuras de verduras.
Después de casi tres meses cada semana ponen más cantidad de huevos y me pude llevar unos cuantos, y tres han ido a esta tarta.
Ingredientes para la masa:
220gr de harina
100gr de mantequilla
60 gr de azúcar glass
1 pizca de sal
1 huevo.
Para el recubrimiento:
3 manzanas grandes
150 gr de requesón o crème fraîche
2 huevos
1 cucharada sopera de azúcar glass
1 cucharada sopera rasa de azúcar avainillado
***
Amasar la harina, la mantequilla, el azúcar glass, la sal y el huevo hasta formar una masa lisa, formar una bola, envolver en film y guardar en la nevera 30 minutos.
Extender la masa sobre una superficie enharinada y poner en un molde de 26cm cubriendo también unos 2 cm las paredes, guardar en la nevera mientras pelamos las manzanas.
Pelar las manzanas y cortar a cuartos, filetear todos los trozos y repartir por toda la base de la masa a modo de tejas, podemos hacer hasta dos capas ya que tenemos suficientes láminas de manzana.
Batir los ingredientes del recubrimiento con unas varillas manuales hasta formar una crema y repartir esta crema por encima de las manzanas.
Precalentar el horno a 190-200ºC arriba y abajo segundo estante contando desde abajo y hornear unos 40-45 minutos o hasta que la crema esté cuajada y la masa de la base dorada.
Sacar del horno y dejar enfriar un rato antes de desmoldar, en casa la probamos templada, nadie decía nada solo Ummmmm ummmmm!!!

© Chez Silvia | Theme by Maira G.