Gougères con jamon y fruta de membrillo y manzana.




Estas navidades quise variar un poco los aperitivos, más o menos siempre hago los mismos ingredientes para elaborarlos; jamón, foie, salmón, patés....etc ya que son tradicionales en casa, pero les cambio el vestido para presentarlos en la mesa.

Descubrí los gougères hace tiempo, es una receta francesa de masa choux parecido a una lionesa, pero hasta estas navidades no la había hecho, tenía guardada la receta de Fresa & pimienta y repasando mis carpetas pensé que no podía haber mejor ocasión para estrenarla con un aperitivo.

Son unos bocaditos muy muy tiernos, suaves y tan pequeños que te los come casi casi como cerezas. Estas navidades los he hecho dos veces con diferentes rellenos, porque están deliciosos hasta solos pero admiten muy variados rellenos.



Ingredientes: 80 ml de agua, 100ml de leche, 5 gr de sal, 100gr de mantequilla, 100gr de harina, 30 gr de queso gruyère, 3 huevos, semillas de amapola.
Para el relleno: fruta de membrillo y manzana, jamón ibérico.

Tamizar la harina y reservar. Llevar a ebullición el agua, la leche, la mantequilla y sal; cuando la mantequilla esté fundida añadir de golpe y ya fuera del fuego la harina, remover energicamente con una espátula de madera hasta que la masa se separe de las paredes del cazo.
Añadir los huevos uno a uno, no añadir el segundo hasta que el primero no se haya integrado. Yo sólo puse dos ya que según que harina puedes admitir más, con dos conseguí el punto pico de pato que se necesita.
Punto pico de pato: Textura que se consigue en la masa cuando al levantar la espátula la masa es lisa y homogénea y está cae con la forma de pico de pato.

A continuación añadir el queso rallado y remover de nuevo hasta integrar todo el queso.
Introducir la masa en una manga pastelera y hacer pequeñas cantidades en forma de bolitas en una bandeja forrada con papel de horno o silpat.

Hornear durante 18-20 minutos a 180ºC con el horno precalentado. Dejar enfriar sobre una rejilla antes de rellenar.


El punto dulce lo podemos cambiar por huevo hilado o otro tipo de mermelada o chutney. Cuando hice la fruta de membrillo y manzana hice varios frascos de conserva y por desgracia ya los he terminado, la culpa es que le va  de maravilla a diferentes aperitivos.

Si los vais hacer con tiempo, se pueden hacer y una vez fríos se pueden congelar. Poner en un tapper bien puestos uno al lado de otro, poner papel de horno encima y formar una segunda capa de guogères.
Para descongelar sacar del congelador y en poco rato ya están a punto para el relleno.

La idea de congelar me gustó ya que una vez te pones con estos bocados puedes hacer las cantidades dobles y tener siempre en el congelador para cualquier aperitivo que se nos presente.






IMPRIMIR RECETA
© Chez Silvia | Theme by Maira G.