Fabada Asturiana.




Esta receta la tenía pendiente de hace mucho tiempo, primero porque no la había hecho nunca y tampoco la tenía en mi recetario del blog y segundo porque mi congelador está lleno de productos cárnicos asturianos El Cuco, de mi premio al concurso que organizó hace unos meses La Cucharina Mágica.

Teniendo morcillas, chorizos ahumados, pancetas y un largo etc cómo me podía saltar yo esta fantástica receta.

He visto un montón de recetas en varios blogs, poca diferencia entre ellas ya que la base es más o menos la misma, es una receta sencilla pero imprescindible que los ingredientes sean de calidad.

Después de buscar y leer muchísimas recetas, llego a un vídeo en YouTube del restaurante Casa Gerardo de Prendes (Asturias), me gusta tanto ver la receta que me quedo con ella y ya sólo me queda ponerme en marcha.

Aprovechando que paso el fin de semana en el campo, en casa de mis padres, decido hacer allí la fabada Asturiana , no tengo mejor ambiente, por el frío y la lluvia, mejor lugar para fotografiar mi receta, por los muebles, cazuelitas y platos y mejor compañía mi familia.



La receta la he elaborado siguiendo bastante los pasos de Pedro y Marcos, siguiendo sus consejos y os aseguro que el resultado no pudo ser más satisfactorio.

Ingredientes: 500gr de fabes La Granja, 150 gr de panceta salada El Cuco , 2 morcillas asturianas ahumadas El Cuco, 2 chorizos ahumados El Cuco, 150 gr de lacón El Cuco, un chorro de aceite de oliva virgen, para el sofrito: un buen chorro de aceite, una cebolla pequeña picada y un par de cucharadas de postre de pimentón dulce, un sobre de azafrán.


Pasar por agua las fabes y dejar en remojo en agua mineral, el triple de agua que de fabes, durante toda la noche hasta que crezcan de tamaño. Si la panceta es muy salada también se puede poner a parte en remojo.

Con el mismo agua que hemos dejado las fabes en remojo las vamos a cocer, si hace falta más agua la pondremos fría y mejor mineral embotellada o filtrada.

En otra cazuela vamos a cocer durante poco tiempo los chorizos y  morcillas ahumados, con este paso vamos a sacar un poco el excesivo sabor a ahumado y también desgrasará un poco las carnes. Cocer durante 7 minutos, sacar, escurrir y reservar.

En la misma cazuela que tenemos las fabes en agua fría, poner la panceta salada, los chorizos y morcillas que acabamos de cocer un poco, mientras se cuece la fabada no se van a romper ya que la cocción que le hemos dado aprieta las carnes evitando que revienten las salchichas.

Poner un chorro de aceite de oliva y tapar la cazuela para que no pierda cantidad de agua, las fabes siempre han de estar cubiertas. Cuando arranque el calor empezará a formarse una capa de espuma, es el momento de ir espumando todas las impurezas propias de las legumbres, pero lo haremos con la espumadera para sólo llevarnos la espuma necesaria, si lo hacemos con un cazo nos llevaremos agua con aceite que nos conviene dejar para seguir con el cocido.
Cuando empiece a hervir que será a los 20 minutos de haber puesto la olla en el fuego ya debemos tener el guiso sin espuma, porque cuando empieza a hervir el agua se mezclaran en todo el guiso las impurezas que estamos sacando.

Subir la potencia del fuego para empezar a cocer las alubias, se puede hacer con fuego más vivo porque como la alubia está aún dura no se romperá, y debemos mantener el fuego más o menos vivo durante 20 minutos y la olla tapada.

Pasado este tiempo, bajamos el fuego al mínimo mientras preparamos un sencillo sofrito.

En una sartén poner aceite de oliva a calentar pero no muy caliente,  y rehogar la cebolla, no hace falta sofreír, que quede blandita, añadir el pimentón y mezclar rápidamente para que no se tueste, sino amargaria el cocido. El pimentón casi se puede añadir fuera del fuego, mezclar y poner este sofrito dentro del guiso de las alubias.

Ahora sería el momento de poner la sal, pero yo no le puse en todo el guiso, la sal que llevan las propias carnes fueron suficientes para dar el justo punto de salazón.

Donde veamos en la olla un punto de hervor, tiraremos directamente de la papelina el azafrán, de esta manera se reparte mejor y se diluye mejor.

Mientras la fabada va cociendo no debemos mezclar ni poner ningún tipo de cuchara en el guiso, con mover la cazuela con movimientos en vaivén será suficiente.

Debe seguir a fuego bajo durante dos horas o dos horas y media más, en este proceso añadiremos en dos ocasiones agua fría para "asustar" como se le llama a las fabes, de esta manera rompes el hervor y mejora la cocción de estas.

Probar el punto de sal y dejar una vez cocidas el guiso en reposo al menos una hora antes de comerlas, yo las hice la noche anterior.


Para servir este guiso, antes cortaremos los embutidos en rodajas y trocearemos la panceta.
Servir las alubias con un poco de caldo y poner  las carnes por encima. Servir muy caliente.


                  Acompañar de pan de pueblo y de un buen vino con cuerpo.            

Que deciros de este rico plato, el día escogido para comer esta fabada no puso ser más adecuado. Amaneció bastante nublado, mientras corría la mañana las temperaturas iban en descenso y la lluvia ya la teníamos encima. Bien abrigados y con paraguas nos dirigimos a la panadería a por un buen pan de pueblo que no podía faltar en nuestra mesa.

Fuera un día gris, agua y frío, en nuestra cocina calorcito, una mesa de campo bien puesta y en cada plato una fabada Asturiana rica rica.






© Chez Silvia | Theme by Maira G.