Helado de speculoos con trocitos de chocolate y galletas.



El año pasado estrené mi temporada de helados antes de  empezar el mes de junio, bastantes antes, quizás el tiempo era más agradable que estos últimos días. Me estrené con uno de fresa que hice de Begoña, es más, una noche lo estábamos haciendo las dos a la vez, nos pasamos el rato enviando fotos por whatsap para ver si nos quedaba igual.

Este año empiezo con otro, diferente y muy nuevo para mi.



Por diferentes motivos los speculoos han entrado en mi cocina hace muy poco, han entrado en forma de pasta gracias a un bote que me regaló Neus, y que estrené hace pocos días con los trifles.

Las galletas ahora ya se que las puedo encontrar en el C.I y cuando vaya a Andorra también las buscaré. Las galletas o pasta de speculoos son típicas en Bélgica, Holanda y en Alemania, tienen un sabor muy peculiar de galleta de mantequilla con caramelo, muy buenas, y la pasta sabe a lo mismo.

Este helado a sido muy bien recibido en casa, su estreno ha sido aplaudido por toda la familia y es que cuando vi el de Carmen, ya vi que le iba a sacar partido al frasquito, he cambiado un ingrediente y he añadido uno de nuevo, y estoy muy contenta de como ha quedado.

Si tenéis la posibilidad de comprar estas galletas o pasta,mirar el blog de Carmen, vereis que tiene muchas recetas con galletas y crema de speculoos.



Ingredientes: 150 ml de nata para montar, 225ml de leche entera, 2 yemas de huevo, 50 gr de azúcar, 50gr de crema de speculoos, 50gr de galletas integrales, 30 gr de chocolate a trocitos, 2 cucharadas de Grand Marnier.

En un cazo poner la leche y la nata, con la mitad del azúcar y la crema de speculoos.

En un bol poner las yemas con el resto del azúcar.

Cuando la mezcla de la leche empiece a hervir, añadir esta mezcla a  las yemas poco a poco sin dejar de remover, pasar de nuevo al cazo y dejar que espese a fuego suave, cuando la mezcla tape el dorso de la cuchara ya estará listo.


Dejar enfriar la crema con papel film encima, tocando la crema, una vez fría, añadir el licor, mezclar y a continuación poner las galletas rotas groseramente y los trocitos de chocolate, acabar de mezclar todo y guardar  en un tupper para congelar o poner en la heladora.


Pasada la primera hora en el congelador mover el helado con un tenedor para romper los cristales que se forman, repetir esta operación tres veces.
Esta vez no lo puse en la heladera porque cuando vi que la crema ya estaba fría me puse con una película, lo metí en el congelador y más o menos aprovechando los anuncios, iba al congelador a mezclarlo bien.



Al día siguiente un rato antes, sacar del congelador para que se ablande un poco y a disfrutar de este delicioso helado.
© Chez Silvia | Theme by Maira G.