Galleta con plátano y dulce de leche.






Cuando era pequeña mi madre disfrutaba cocinando para todos y para sus invitados, es famosa por sus croquetas, tortillas de patatas, buñuelos y conchas de pescado. Somos cuatro hermanos, y nunca fuimos malos comedores, mi madre cocinaba a todos por igual y de manera muy variada.

Siempre en la mesa habían verduras, legumbres, pescados, pasta, vamos de todo,  en aquella época os puedo asegurar que también estaban de moda los buñuelos de seso o el hígado a la plancha, que si o si te lo tenías que comer, de todas maneras no recuerdo rechistar por comérmelo, hoy no como nada de esto, ni lo doy a los mios:))
No enseñaron a comer de todo y de esta manera todos somo buenos comedores y creo que pocas cosas no nos gustan.
Pasamos de las papillas al sólido cuando apenas teníamos el año, las verduras se chafaban con tenedor, la sopa tenía pasta pequeña, la carne y pollo se cortaban chiquitito y la fruta también se aplastaba con tenedor.

La típica papilla de frutas de nuestras meriendas de repente dio un giro más adulto, mi  madre aplastaba con tenedor unas galletas, añadía un poquito de zumo de naranja, un plátano que también chafaba, quedaba una papilla semisólida que nos comíamos con los ojos cerrados. Esta papilla pasó por los cuatro hermanos, cuando le tocó el turno a mi hermana pequeña, los otros tres nos mirábamos embobados a mi hermana como se la comía e incluso los tres abríamos la boca cuando lo hacía ella.


Un día mi madre nos dijo os la voy hacer también a vosotros, pero le daré un toque, añadiré a las galletas una cucharada de leche condensada y durante años de vez en cuando nosotros mismos nos hacíamos esta merienda más bien infantil, nos poníamos las botas!!!

Esta merienda con el zumo la he hecho cuando mis hijos eran pequeños, de más mayores les puse la leche condensada y la saga continua, pero tengo que esconder la leche condensada creo que hasta en la sopa se la pondrían.

Este postre sencillo, rápido y goloso para los amantes del dulce de leche o la leche condensada es una maravilla, eso si hay que hacerlo cuando la comida no haya sido muy copiosa y de tamaño más bien pequeño.
Su sabor me lleva a la infancia, a esas meriendas, un día mi hermano comió uno de muy parecido, cuando se llevó la cuchara a la boca, me mira y me dice -Silvia!!!!si sabe a las meriendas de cuando eramos pequeños!!! El que hago de vez en cuando tiene un aire más moderno, pero sigue estando muy bueno.

Ingredientes: Galletas tipo Digestive de chocolate, mantequilla, plátanos, dulce de leche o leche condensada, pepitas de chocolate. No doy cantidades por que dependerá de las personas que seáis, pero calcular tres o cuatro galletas y una nuez de mantequilla, por persona para hacer la base, y dependiendo del tamaño del plátano, quizás uno para dos personas.

Trituramos las galletas Digestive de chocolate, añadimos la mantequilla y mezclamos hasta obtener una pasta, la pasamos a un aro de emplatar, le damos forma y la dejamos endurecer un rato en la nevera.

Cuando preparemos el postre, sacamos el aro, ponemos el plátano por encima, un poco de dulce de leche, (os recordará  el sabor de un caramelo Solano),  o leche condensada y las pepitas de chocolate a modo de adorno. Listos!!!


El dulce de leche lo he hecho hirviendo una lata pequeña de leche condensada con agua hasta cubrir la lata durante dos horas a fuego medio. No abrir la lata hasta que esté completamente fría, ya sabéis que el dulce también está buenísimo con creppes o otros postres.


Que acabéis de pasar un feliz día de la madre, pero soy de las que pienso que madres somos cada día!!!!
© Chez Silvia | Theme by Maira G.