Pastel de croissants queso y jamón


Esta tarta hacía tiempo que no la preparaba, pero da la casualidad que siempre que la preparo es porque me falta tiempo y es ideal para cenas de picoteo, para cuando colaboras en cenas de amigos o para la cena de esta noche, nos vamos de verbena!!!!

Es una tarta que se hace con croissants, podemos hacerla con croissants de pastelería, panadería e incluso con los que venden comerciales envueltos individualmente que encontramos en los supermercados.

Junto al queso y el jamón, viene a ser como una tarta sandwich bikini o mixto,  que está deliciosa y gustará tanto a mayores como a pequeños, ya que lleva unos ingredientes que gustan a todos.



Ingredientes para un molde de unos 25cm:

15 croissanes pequeños o 9 de grandes (según veáis el tamaño)
9 lonchas de queso tipo danés...holandés o que se funda bien
9 lonchas de jamón dulce
3 huevos
un poco de leche


En un plato preparar un poco de leche para mojar los croissanes

Batir los tres huevos por separado ( 3 boles)

Forrar con papel de horno la base del molde desmontable.

Abrir por la mitad los croissanes como para rellenar.
Pasar por la leche pero sin que queden muy mojados, lo justo y poner en la base del molde una primera capa de croissanes bien repartidos por toda la base, si son los pequeños serán unos 5, si son grandes más o menos 3 croissanes.

Poner encima una capa de lonchas de queso, si es queso danés o holandés como las lonchas son grandes serán unas tres lonchas.

Encima del queso poner la capa de jamón dulce.

Ahora poner por encima de todo uno de los huevos batidos.

Vamos por la segunda capa de croissants, remojados en leche, encima la capa de queso, seguida de la de jamón y repartir el segundo huevo batido.

Hacer lo mismo con la tercera capa, croissants remojados, esta vez primero pondremos el jamón y la acabaremos con la de queso, repartir el tercer huevo batido.

Poner la tarta en el horno precalentado entre 150ªC/160ºC y hornear alrededor de 30 minutos, tiempo para que cuajen los huevos y la tarta tenga un bonito color dorado.



Podéis ver que queda como si fuera una quiche, y se puede comer tanto fría como caliente.

Si la hacéis con tiempo una vez fría la guardáis en la nevera y a la hora de servir le podemos dar un golpe de horno bajo para que coja un poco de temperatura.

La primera vez que la hice se la comieron todos mis sobrinos y los mayores nos quedamos con las ganas de probar.  Esta noche como los sobrinos ya se van a sus verbenas la vamos a disfrutar todos los mayores.

Raro en mi, me dejé mi cámara de fotos y creo que es la primera vez que publico una entrada con las fotos hechas con el móvil, no son como me gustan pero...no están mal no???

Espero que os guste a todos!!!

Bona revetlla de Sant Joan!!!










© Chez Silvia | Theme by Maira G.