Polos de mascarpone, moras y frambuesas.



Ya me queda menos para que el blog se ponga de vacaciones, de momento este miércoles voy hacer un kit-kat de 5 días románticos con mi marido, sol, playa, tumbona, libro y mojitos....

 Estos días casi no cocino nada, lo que voy publicando son recetas que hice el mes pasado, ya que últimamente lo que cocino es más fresquito, son recetas fáciles, rápidas y que se disfruten como las que más, en definitiva es lo que busco.

Estos días ya somos uno menos en casa, O. está de colonias de inglés, y los tres que quedamos nos arreglamos con platos de pasta con verduras, ensaladas variadas, algo a la plancha y fruta.

En la nevera encontré una terrina de queso mascarpone, primero pensé en hacer alguna salsa para acompañar una pasta, pero justo al lado del mascarpone tenía un bol lleno de frambuesas y moras, primero se me ocurrió aprovecharlo para un postre, pero dentro de mis ocurrencias también había la posibilidad de hacer helado rápido; al final me inventé este.



Hace días que quiero comprar los moldes para hacer polos, pero he estado muy liada organizando los campamentos del chico, la versión helado presentada en forma de polo, me atraía mucho, al final se me ocurrió hacerlos en estos vasitos que he utilizado muchas veces para aperitivos y como se me habían acabado los palos de maderas, puse los de mini brochetas para aperitivos...que sepáis que funciona!!!

Ingredientes: 1 terrina de mascarpone, 2 cucharadas de postre de pasta de vainilla, 3 cucharadas soperas de azúcar invertido, 3 cucharadas soperas de leche, unas cuantas frambuesas y moras.




En un bol batir el queso con la leche, añadir la vainilla y mezclar, a continuación el azúcar invertido, mezclar todo hasta obtener una crema espesa, si la veis para vuestro gusto demasiado espesa añadir un poco más de leche.

A esta crema de queso añadir los frutos rojos partidos por la mitad así el zumo que desprenden tiñe un poco la crema de queso, otros los podéis poner enteros, mezclar con cuidado y llenar los vasos o moldes para helados. Poner el palo de madera y al congelador.

En tres horas tenían este aspecto, mientras hacía las fotos no me pude resistir en comerme uno y me auto-fotografié mi mano con el polo, no veáis la movida, en una mano el helado y en la otra la cámara.



¿A que no está mal?:)) . Estos polos están deliciosos, con ese sabor a crema de queso dulce y de vez en cuando el punto ácido de los frutos rojos.

Antes de congelar los polos, probar el punto de dulce, en casa con esta cantidad de azúcar invertido nos gustó, si los deseáis más dulces, añadir una cucharada más antes de poner los frutos.


© Chez Silvia | Theme by Maira G.