Ñoquis de remolacha.


Le he dado una nueva oportunidad a la remolacha
Pues venía yo a deciros que aunque la reconciliación no ha sido a lo bruto que se suele decir, sino de manera suave, me he reconciliado con nuestra querida remolacha, esta hortaliza tan poderosa y sana por los cuatro costados que nos ayuda en anemias, alteraciones de tiroides, llena de vitaminas, no engorda y es antioxidante.

La receta es sencilla sólo hay que añadir un puré de remolacha a la base de la masa de los ñoquis, una vez formados los fui marcando con un tenedor.

Ingredientes: 2 remolachas, 2-4 patatas medianas, 1 huevo, sal, harina normal a ojo (*). Para la salsa: un puerro, albahaca, aceite,queso parmesano, una cucharada sopera de crema de leche, no hace falta más.

Cocer en el horno a 180-190ºC, las patatas y la remolacha, durante una hora aproximadamente, quizás las patatas se os cocerán antes, ir pinchando con la punta de un cuchillo.

Pelar ambas cosas y hacer un puré por separado, poner algo de sal, sobre todo en el de patata. Al puré de patatas le voy añadiendo puré de remolacha hasta conseguir el color deseado, yo lo puse todo, añadir el huevo y mezclar bien.

Ir añadiendo la harina hasta conseguir una masa manejable, blanda y que no se enganche en las manos, no pasarse con la cantidad de harina, quedarían duros. Hacer una bola y dejar en la nevera unos 15 minutos.

Durante este tiempo limpié la encimera, manos y boles, por qué el color violeta se os va a colar hasta en los poros....que potencia de tinte!!!!

Cortar la masa a trozos, hacer churros y cortar el tamaño deseado, marcar con un tenedor. La mesa tiene que tener harina por encima para que no se enganchen.
Poner agua a hervir, mientras hacemos la salsa que es muy sencilla. Picar el puerro bien pequeño y saltear en una sartén con un hilo de aceite, cuando tenga color añadir, la albahaca picada y la cucharada de crema de leche, emulsionar la salsa y reservar.
Cuando arranque el hervor, tirar los ñoquis, por el peso se hundirán, hervir un par de minutos, ya que cuando están cocidos suben a la superficie, sacar con una espumadera y mezclar con la salsa de puerro y albahaca. Poner si se desea un poco de queso parmesano.
Bueno, pues tengo que deciros que a mis hijos les encantó este plato, en la nevera de la familia Chez, la remolacha ya tiene un rinconcito.
© Chez Silvia | Theme by Maira G.