Pizza de pimientos caramelizados y queso gruyère


Ayer para cenar hice esta pizza de pimientos caramelizados, mi idea de cena no era esta ya que las pizzas las suelo hacer en viernes o sábado, pero cuando la vi delante de mis narices en el blog de cocina Directo al Paladar, no lo dudé ni un momento. Pintxo es el culpable de mi arrebato, siempre hace unas pizzas que sólo verlas ya te las imaginas comiendo,  de momento me imaginaba haciéndola, mientras leía los ingredientes que lleva esta pizza, uno a uno pasaban por mi cabeza; harina de fuerza: ok, levadura: ok, pimiento rojo y verde: ok, claro está al ver que los tenía todos me puse muy contenta ya que tenía asumido que cenaba "Pizza de pimientos caramelizados".

Ingredientes para la masa de pizza:
250 g de harina de fuerza, 5 g de levadura fresca de panadería, 1 cucharadita de sal, 15 ml de aceite de oliva y 125 ml de agua templada.

Para el relleno:
 100 g de salsa de tomate, 50 g de mozzarella, 50 g de queso gruyère, 50 g de pimientos confitados

Para los pimientos confitados:
1 pimiento rojo, 2 pimientos verdes, un poco de aceite, 100ml  de agua, 20ml de vinagre de jerez, 200 de azúcar, (yo puse 170).

Normalmente hago la masa de pizza primero un rato con la amasadora y acabo amasando con las manos.
Ponemos todos los ingredientes en la amasadora a velocidad normal para que se vaya mezclando todo bien, subo un poco la potencia y dejo que trabaje todo durante unos 10 minutos.
Cuando pongo el agua no suelo ponerla toda a la vez, siempre dejo un poco en el vaso y voy observando si la masa me pide más agua, en este caso puse toda la que indica.
La sacamos de la amasadora y ahora lo hacemos un rato con las manos hasta conseguir una masa fina y elástica. La dejamos fermentar un rato, hasta  que la utilicemos, entonces la estiraremos y pasaremos al relleno.


Hacemos los pimientos caramelizados:
Lavamos y cortamos los pimientos en tiras finas, mientras calentamos una sartén con un poco de aceite y los rehogamos un ratito, añadimos el agua, el vinagre y el azúcar, bajar el fuego y que se vayan caramelizando durante 20-25 minutos, quedarán brillantes y con un jugo parecido al almíbar. Los reservamos para que templen un poco.

Precalentamos en horno a 210ºC .

Estiramos la masa de la pizza y le damos forma, ponemos la salsa de tomate, los dos quesos repartidos por toda la pizza, y los pimientos caramelizados. La horneamos durante 12-15 minutos.

Os puedo asegurar que el cambio de menú de la cena fué un acierto, los pimientos dulces con el queso salado dan un contraste exquisito, esta receta quedará grabada en mi memória de pizzas preferidas.








  





 


© Chez Silvia | Theme by Maira G.